Un centenario de pugna sindicalista

IMG_0605IMG_0528IMG_0533IMG_0549IMG_0603IMG_0591

El 14 de diciembre de este año, el Sindicato Mexicano de Electricistas cumplió un siglo de existencia, por lo cual sus agremiados realizaron una asamblea de aniversario donde ratificaron su compromiso con las luchas gremiales. Actualmente, como en aquellos días, esta organización sindical se debate entre la vida y la muerte en medio de un país convulso por el terrorismo de estado y la violencia de un capitalismo sanguinario.
Pese a estar sin empleo desde hace más de cinco años y de haber llevado a cabo cientos de marchas, plantones, huelgas de hambre, bloqueos, mítines, los sindicalistas no desisten en su intención de continuar siendo un referente en las pugnas por los derechos laborales. Con impaciencia y expectativas miles de electricistas se reunieron para escuchar las noticias de una posible eventual recontratación. Aunque con la credibilidad cada vez mas desgastada, la cúpula del sindicato, que antiguamente representaba a más de 44 mil trabajadores y en la actualidad sólo a unos 15 mil en resistencia, anuncia el compromiso que hace el narco-estado peñistas de reinsertar laboralmente a unos obreros electricistas que se desangran por la indolencia de una sociedad en decadencia.

Paro cívico en apoyo a los normalistas de Ayotzinapa

A dos años de que el heredero de Salinas de Gortari y asesino de pobladores de San Salvador Atenco, Peña Nieto, asumiera la jefatura del ejecutivo federal, las protestan permanecen en las calles para dejar claro que el pueblo esta tomando conciencia de la miseria a la que lo ha condenado su gobierno. Con la […]

México: Contra la violencia de Estado, Alto a la criminalización.

A todos los trabajadores.

A la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México

Al Ejército Zapatista de Liberación Nacional

A la Sexta Nacional e Internacional

A las y los estudiantes que participan de las asambleas y movilizaciones de la Asamblea Interuniversitaria

Al pueblo que se moviliza por justicia para los normalistas de Ayotzinapa y sus familias.

A tod@s los que en el mundo gritan ¡Faltan 43!

A quien quiera escuchar.

Desde semanas pasadas se ha estado desarrollando en México, por medio de diversos medios impresos y electrónicos, una campaña a nivel nacional para criminalizar y señalar a distintos grupos, colectivos e individuos, responsabilizándolos de supuestos o reales hechos de violencia ocurridos en el contexto de las movilizaciones que en todo México e internacionalmente, se han dado a partir de la desaparición de 43 estudiantes normalistas y el asesinato de 6 personas más en el estado de Guerrero.

Esta campaña hasta ahora ha tenido su punto culminante en  las notas aparecidas en los diarios Reforma, El Financiero y Milenio, entre otros, el sábado 22 de noviembre del presente. En las mismas, se adjudica a distintos compañer@s, a partir de la información “filtrada” desde fuentes gubernamentales, la comisión de actos que eventualmente pudieran constituirse en delitos y ser perseguidos. En particular se acusa con nombre y apellidos a grupos e individuos (anarquistas o no), vinculándolos con la organización que desde hace casi 15 años se mantiene en el Auditorio Che Guevara, en la UNAM. Situación totalmente grave, pues apenas dos semanas atrás la policía baleó en las cercanías del mismo a estudiantes y los grupos antimotines entraron con toda la complicidad del Rector. Es de conocimiento público que el auditorio es un espacio de organización autónoma y  que todo el trabajo que ahí se desarrolla es público, abierto a la participación no de unos cuantos, sino de decenas y cientos, universitarios y no universitarios. Llamamos a todos a defenderlo.

Estos señalamientos, además de ser la antesala para una nueva intervención de las fuerzas federales en la UNAM, intentan doblegar la firme defensa que se ha mantenido del espacio, al tratar de atemorizar y desmovilizar a l@s compañer@s mas conscientes, y ponen prácticamente con un pie en la cárcel a quienes falazmente son acusados. La prensa oficialista actúa dolosamente y por consigna en un contexto en el que las declaraciones y medidas gubernamentales apuntan a un mayor control por la fuerza del descontento social, como ya vimos el 20 de noviembre en el desalojo de decenas miles de personas del zócalo por las fuerzas federales, debidos a lo cual fueron apresadas 11 personas, la mayoría estudiantes, que aún hoy están recluidos en penales lejanos a la ciudad para impedir su defensa legal.

Al ataque de la prensa se han sumado desde hace semanas los sindicatos empresariales los miembros del gabinete de seguridad federal y local. Con sus condenas de la “violencia” en las manifestaciones, tratan de desviar la atención de la original y atroz violencia que causó todas las protestas: la brutalidad contra los normalistas, y tratan de ocultar lo que ya no pueden: como se ha golpeado a niños, mujeres, adultos, y se ha encarcelado a jóvenes inocentes. Unos y otros, medios y voceros del poder económico, plumíferos de la prensa vendida y militares, marcan el paso de lo que el gobierno hace.

Este ambiente ha sido propiciado no solo desde la prensa y los medios de poder. Al interior mismo del movimiento estudiantil, los grupos políticos enquistados, principalmente la Corriente En Lucha “por el Socialismo”  y el Comité Estudiantil Metropolitano, han hecho el trabajo sucio al Estado, al aislar y  condenar -desde las asambleas que ellos mismos controlan-, toda expresión que no vaya acorde con su mezquina tarea de desvío y contención del descontento social. Como lo han venido haciendo años atrás, tratan de controlar todo lo que surja para luego beneficiarse ellos y sus grupos. Su esquirolaje ya tuvo costos visibles en esta coyuntura. El primer compañero caído en prisión por esta circunstancia, fue Luis Fernando Sotelo Zambrano, estudiante de la preparatoria 6 de la UNAM, detenido el 5 de noviembre en las inmediaciones del campus de Ciudad Universitaria y del cual, gracias a la labor de estos grupos,  pocos compañeros conocen y han asumido la solidaridad con él.

Está demostrado que el Estado para reprimir no necesita la “justificación” insignificante de la violencia. La violencia original vino del Estado. La maniobra militar del zócalo no fue contra los “vándalos”, fue una descarga de odio de clase contra la movilización masiva de cientos de miles de personas que salieron a las calles sin miedo. La única manera  de evitar que este movimiento tenga más y más presos y presas  cada día, y que luego ya no sean sólo presos, sino heridos, muertos, torturados y más desaparecidos, es manteniendo la movilización general y desarrollando la más amplia solidaridad y conciencia. Esta empezó ya por reconocernos uno con los normalistas y sus familias. Y sigue por reconocer que cada compañero señalado, perseguido o preso en las manifestaciones, es compañero de tod@s nosotr@s. Los compañeros que trabajan y defienden el Che son nuestros Compas, ¡Todos somos compas!

Empresarios, medios, políticos y gobernantes de todos los partidos ya mostraron la fuerza con la que puede reprimir el Estado y la burguesía, pero hasta ahora no han mostrado cómo pueden hacer esa justicia de la que tanto hablan y cómo van a resolver la impunidad. Será porque no pueden y son los beneficiarios históricos de hechos similares: desde la represión a los ferrocarrileros en 1959, pasando por 1968, la “guerra sucia de los 70´s y 80´s , Acteal, Aguas Blancas, El Charco, Oaxaca, Atenco, Tlatlaya… todos los autores materiales de esos crímenes siguieron y siguen libres y en el poder. Siendo incapaz de ofrecer justicia en el caso Ayotzinapa (pues para ello tendría que empezar por buscar a los normalistas en sus propios cuarteles), el  Estado se dispone ahora profundizar a corto, mediano y largo plazo la represión hasta sus últimas consecuencias. No han hecho nada contra el crimen organizado porque el crimen organizado a su máxima expresión es el Estado mismo.

La emergencia del discurso de la infiltración, no contempla la verdadera infiltración del sistema en las mentes de los explotados, quienes dominados ideológicamente por sus opresores no hacen sino repetir la absurda irrealidad de los medios de comunicación, sin cuestionar el discurso del poder, reproduciendo las moralidades y pútridos valores de la burguesía, convocando a la desorganización, al miedo, a la irreflexión y a los llamados a la falsa unidad.

En México y el mundo levantemos un grito unitario, respetando las diferencias, que le diga ¡Basta Ya! En especial  llamamos a los compañeros de todo el mundo a movilizarse urgentemente, ya que en México a cada momento se imposibilita y criminaliza cada vez  más la expresión pacífica.

Solidaricémonos especialmente con los explotados que en EEUU se manifiestan hoy en las calles. Detrás del desprecio racial no está sino el desprecio de clase. ¡Detrás de la rabia que irrumpe por un crimen de Estado, en México, en EEUU y en todo el mundo, está el coraje acumulado por años de brutalidad capitalista! Hagamos de la lucha de las y los explotados, independientemente de su condición o sector, una sola ahí donde estemos y podamos.

¡Solidaridad con los de abajo y desde abajo!

¡Callar ante un golpe es permitir diez más!

¡Tod@s l@s pres@s libertad!

¡FUE EL ESTADO! ¡El estado no hará justicia!

¡VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!

Sector Nacional Obrero y de Trabajadores Adherentes a La Sexta. (Y quienes se adhieran a este documento)

28 noviembre 2014

México: Un movimiento que cambie de una vez por todas este país

tomado de Radio zapatista: http://radiozapatista.org/?p=11178

Registro visual y sonoro de la llegada de la Caravana por Ayotzinapa a la ciudad de México

Compartición de alumnos de la Normal de Ayotzinapa al arribar al Zócalo de la ciudad de México.

Compartición de padres de  alumnos desaparecidos de la Normal de Ayotzinapa al arribar al Zócalo de la ciudad de México.

Charla con Sergio Rodríguez Lazcano antes de iniciar la marcha al Zócalo de la ciudad de México

Publicado en: Audio, Radio Zapatista
Etiquetas:

México: Cacería de brujas y anarquistas.

Cacería de brujas y anarquistas.

Por: Atzak

Nos anhelamos con la más profunda ansiedad, tal como lo requiere Nuestro apostolado, que la Fe Católica crezca y florezca por doquier, en especial en este Nuestro día, y que toda depravación herética sea alejada de los límites y las fronteras de los fieles…

Kramer y Esprenger: Malleus Maleficarum.(1)

He ahí los medio criminales y repugnantes de que se echa mano

para retener a las naciones en perpetua esclavitud y poderlas esquilmar más y mejor.

Miguel Bakunin.(2)

El presente ensayo pretende ofrecer un acercamiento al discurso utilizado por la inquisición de los siglos XV a XVII como forma de criminalizar a un personaje basándose en la existencia de un saber popular y ancestral; discurso ampliamente difundido a través del Malleus Maleficarum desde 1486, repetido por infinidad de sacerdotes, personas e inquisidores hasta que terminó siendo una verdad y que culminó en las palabras y acciones del verdugo encargado de “expiar y liberar las almas de quienes habían caído en la tentación”; así mismo en la segunda parte pretendo evidenciar el discurso estigmatizador y criminalizador que utiliza el Estado contemporáneo, los medios de información y los aparatos represivos en contra de ese otro al que no comprenden, que es portador de una ideología y que actuá en consecuencia, ese otro u otros, a quienes hay que nombrar, señalar, perseguir y eliminar, las y los anarquistas.

Artículo completo y en PDF en: http://laotrasalud.wordpress.com/noticias-desde-la-otra/


laOtraSalud

México: GRAN MOVILIZACIÓN

¿Vándalos son los que marchan al frente de combate, o los que asesinan estudiantes desde el Estado?

Pedro Echeverría V.

1. Luego de ubicar a la libertad de manifestación como una de las conquistas “más importantes de nuestra democracia”, el presidente Peña Nieto –como representante del poder del Estado- denunció a quienes “están interesados en atentar contra esa libertad fundamental al provocar y realizar actos vandálicos”. Aseguró que la ciudadanía “está harta de sentirse vulnerable, está cansada de la impunidad y de la delincuencia”. Hizo un “amplio reconocimiento” a las fuerzas federales del orden y de la policía del Distrito Federal por su “estrecha coordinación, su esfuerzo compartido para hacer respetar la ley, para actuar con la ley en la mano”.

2. Sin embargo, los 500 mil gargantas de manifestantes de ayer, que llegaron al Zócalo de la ciudad de México desde el Ángel de la Independencia, el Monumento de la Revolución, la Plaza de Tlatelolco y muchos lados más, exigían la renuncia de Peña Nieto, Murillo, Mancera, Chuayffet y de toda su camarilla, acusándolos de delincuentes y de asesinos de los que están hartos. Gritaban: “Los auténticos vándalos, los asesinos de estudiantes, campesinos, de trabajadores, están en el gobierno y forman parte del Estado explotador y opresor”. No me engañan; estuve en las tres marchas y en el Zócalo para escuchar el sentir de la gente.

3. Recuerdo que en los años 50 y 60 la campaña en México y mundial contra el comunismo fue brutal; tuvimos que llevar una vida política en pequeños partidos o grupos clandestinos o en la semiclandestinidad porque las campañas anticomunistas llevaban a persecuciones y asesinatos; pero una vez que los llamados “comunistas-progresistas” comenzaron a recibir subsidios, se hicieron electoreros, diputados, senadores, gobernadores y demás, el gobierno-Estado comenzó a firmar acuerdos con los “progresistas” y lanzó todas sus armas y su furia contra los anarquistas. Ahora todas las campañas y la represión son contra los jóvenes radicales.

4. Ayer desde las dos de la tarde la gente comenzó a ocupar la escalinata del “Ángel”; a las 16 horas comenzó una llovizna persistente que obligó a miles a cubrirse; a esa hora llegaron unos 25 autobuses del estado de Guerrero, pero fueron enviados a reforzar a otros contingentes. Me trasladé al Monumento a de la Revolución que el grupo que salió primero hacia el Zócalo. Fue sólo hasta el Eje Central cuando me integré a la marcha que venía de Tlatelolco. Hasta las 21 horas las dos avenidas (Tacuba y Cinco de Mayo) tenían ocupadas unas ocho cuadras sin poder entrar al Zócalo. No pude ver más, pero seguramente otras tres se encontraban igual.

5. El descontento contra el gobierno y sus asesinatos era unánime. Parecía que todos los manifestantes habían profundizado su odio contra la clase gobernante y estaban dispuestos a hacerla trizas y pisotearla. Pero seguramente pasadas unas 24 horas la gente comience a olvidar y las cosas regresen a su nivel porque los medios de información (televisión, radio, prensa y sus cientos de miles de ignorantes repetidores) se han dedicado a acusar de “vandalismo” a los jóvenes más conscientes y aguerridos de las marchas. Toda la campaña anticomunista de hace 50 años se ha transformado en campaña antianarquista y antiradical de la burguesía y su Estado.

6. Sin embargo, aunque el gobierno de Peña esté muy madreado o jodido, porque la economía mexicana comienza a hundirse al no crecer, el precio del petróleo se desploma, el desempleo se extiende, la corrupción presidencial es denunciada y México está cada vez más desprestigiado internacionalmente por los 43 estudiantes desaparecidos o ya asesinados por el Estado, no hay que confiarse porque la fiera herida –aunque sea de muerte- siempre da enormes coletazos. Y el Estado-gobierno mexicano nunca en su historia ha estado en peligro de desplome. En México, así como en muchos países, el Estado capitalista ha creado los llamados “Escuadrones de la Muerte”, “Brigadas Blancas”, “Muros”, para asesinar.

7. Lo menos que hay que exigir es “Libertad a todos los luchadores sociales identificados con el pueblo con el rostro cubierto o no” y no a los “presos políticos” porque hay algunos presos del PRI, del PAN que son políticos presos como la señora Gordillo. ¿Cuantos luchadores sociales en el mundo han tenido que cubrirse el rostro, usar seudónimo o disfrazarse para luchar por la independencia, la revolución o la rebelión en un país? ¿Con cuántas máscaras se cubren los políticos cínicos y empresarios negociantes que aparentan decencia pero que en su vida diaria explotan y asesinan? Los anarquistas hoy son la vanguardia de los movimientos sociales y por ello los más perseguidos por los opresores. (21/XI/14)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

Tercera acción global por Ayotzinapa


Nuevamente, cientos de miles de personas concurren en el zócalo de la Ciudad de México para exigir al gobierno una respuesta clara en torno al caso de los cuarenta y tres normalistas desaparecidos el pasado 26 de septiembre. Tres caravanas de los familiares de los desaparecidos y de normalistas arribaron a la capital del país para reunirse con otras organizaciones y emprender acciones de protesta.
Del reclamo en las calles se paso a la confrontación cara a cara. La ira de decenas de jóvenes se tradujo en el intento por echar abajo las rejas que resguardaban el perímetro del “Palacio Nacional”, lo que derivo en la violenta represión por parte de los antimotines hacia todos los participantes de la marcha que aún se encontraban en la plancha del zócalo.

Seis claves para tratar de entender Ayotzinapa.

10382227_794290460612648_7833041157410867396_o 

De acuerdo a la versión  oficial, el homicidio  de 6  personas y la desaparición de 43 estudiantes normalistas, tiene como origen la orden del alcalde José Luis Abarca, quien aliado con el llamado cartel de los Guerreros Unidos, habría ordenado su detención por parte de la policía municipal,   misma que  –según las supuestas confesiones de los sicarios-  sería la encargada de entregar  a los jóvenes en manos del grupo delincuencial. Visto desde esta perspectiva, todos los acontecimientos se reducen a dos municipios del estado de Guerrero: Iguala, donde se  secuestro a los estudiantes, y  el vecino poblado de Cocula, lugar a donde supuestamente habrían sido llevados para darles muerte  e incinerar sus cadáveres.

Sin embargo, desde los días 26 y 27 de septiembre, fecha en que sucedieron los hechos, se ha originado en todo México una serie de protestas, manifestaciones y expresiones de rechazo. Tan solo en el estado de Guerrero, en poco más de un mes, han sido destruidas y/ o  incendiadas las oficinas de la alcaldía municipal de Iguala, del Palacio de Gobierno en Chilpancingo, la residencia  del alcalde  y el Congreso local. Han sido interceptados y distribuidas las mercancías de decenas de camiones repartidores. En otros estados ha habido marchas y piquetes en las casetas de cobro de las autopistas. En la Ciudad de México  se han realizado dos grandes manifestaciones que han convocado a   100 mil personas cada una. Se ha levantado un movimiento de solidaridad con los normalistas en las principales universidades que en no pocos casos  han visto paradas sus actividades. En Alemania, Argentina, Australia, Bolivia, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Dinamarca , Ecuador, El Salvador,  España, Estados Unidos de Norteamérica,  Francia, Perú, Puerto Rico, Reino Unido, Uruguay, Suecia, Suiza, entre otros, ha habido también exigencias para que se presente con vida a los desaparecidos. Una ha sido la acusación  principal en todas las movilizaciones: se señala que el culpable fue el Estado.

La versión oficial, respaldada por casi toda la prensa, se obstina en mostrar lo ocurrido como un caso aislado  y localizado. El hecho es que ya el gobernador del estado se vio obligado a pedir licencia para retirarse de su puesto; el gobierno federal tuvo que asumir el caso y desplegar a miles de elementos militares en la región, supuestamente para realizar la búsqueda de los desaparecidos. Mientras que los partidos de la izquierda oficial Morena y PRD han tenido que deslindarse del alcalde,  y algunos de sus líderes, así como algunos funcionarios gubernamentales han sido repudiados al acudir ante los estudiantes.

Ciertamente en México la criminalidad (especialmente el narcotráfico) y el supuesto combate a esta desde el Estado, ha llevado en los últimos  ocho años a una situación de violencia cotidiana, cobrando cientos de miles de víctimas. El Estado no solo está infiltrado por las mafias sino que   actúa en función del juego de poder de estas. Y esto ocurre a todos los niveles. Políticos de todos los rangos y de todos los partidos están inmiscuidos en asuntos de corrupción, tráfico de influencias, lavado de dinero, trasiego de drogas, armas y trata de personas.

La descomposición que alcanza todas las esferas de la política oficial, da  lugar a que ocurran matanzas como la de 22 civiles ejecutados por militares en el poblado de Tlatlaya  meses atrás. La actuación de las fuerzas federales en ese caso no se limita a la acción individual de un destacamento de soldados: hay toda una cadena de mando que va hacia arriba y sin el funcionamiento de la cual aquel episodio no hubiera ocurrido.

En el caso de Ayotzinapa resulta por lo menos cuestionable la idea de que el crimen de lesa humanidad haya ocurrido simplemente por la decisión personal  de un alcalde enardecido ante un grupo de estudiantes, que, -siempre según dicha hipótesis- amenazaban con frustrar el informe que el día de los hechos daba su señora esposa como encargada de la atención social.  Y aparece como inverosímil  la versión de que los estudiantes fueron confundidos con miembros de un bando rival al de los ¨Guerreros Unidos¨, el denominado ¨Los Rojos¨: simplemente porque los normalistas iban desarmados y porque el narco no acostumbra transportar a sus sicarios o halcones en autobuses, mucho menos los lleva a “botear”.

La primera teoría, la de una llamada “pareja imperial” todo poderosa que por su cuenta decide ejecutar sin más a 43 personas, carece de base sólida. En México hay un antecedente de masacres con sesgo político en las que ha estado señalado el estado en su conjunto y no  solamente funcionarios de bajo nivel: en 1997, 45 indígenas desarmados fueron asesinados en Acteal, Chiapas. Se señalo  como responsable del hecho a un grupo paramilitar. Pero se denunció  y documentó también que tal operación no pudo haberse realizado sin la planeación, colaboración  y complicidad de autoridades civiles y militares: el comandante  de la región militar, el gobernador en turno, el entonces secretario de gobernación Emilio Chuayffet (actual ministro de educación) e incluso el presidente de la república. En 1998 un batallón completo del ejército rodeó una escuela en la localidad guerrerense del Charco, donde se efectuaba una reunión entre guerrilleros y pobladores. El resultado fue de más de  una decena de civiles muertos, algunos de ellos ejecutados sumariamente.  Tres años antes, policías estatales (también en Guerrero)  emboscaron a 22 campesinos en  una carretera.  En ambos casos se señalo como responsables a las altas autoridades civiles y personajes militares, entre ellos al gobernador en turno y al general Mario Arturo Acosta Chaparro, conocido torturador de los años 70´s y 80´s, personalidades que nunca respondieron por los hechos. En Aguas Blancas, al igual que ahora en Iguala, la masacre apareció como un hecho aparentemente irracional: simplemente se  embosco a los campesinos que acudían a un mitin. Pero poco después se supo que detrás había quizá  otro motivo más poderoso para ejecutar el crimen de Estado: en la zona se estaba formando el Ejercito Popular Revolucionario y posiblemente con la masacre se trataba de frustrarlo amedrentando a sus potenciales simpatizantes.

La desaparición de los normalistas de la escuela Raúl Isidro Burgos tiene, al igual que los antes mencionados crímenes de Estado, un claro tinte político que –todo indica- va mucho más allá de la ocurrencia o venganza personal de el alcalde, su esposa y los grupos locales de interés económico a cuyas órdenes pudieran estar  mismos que supuestamente propiciaron que se actuara así contra los estudiantes.

1.El primer dato clave que echa por tierra la teoría de la “pareja imperial”,  está en la actuación del ejército federal el día en que ocurrieron los hechos.  El 27  Batallón de infantería, con sede en Iguala, no  intervino para evitar  el secuestro de los estudiantes ni ante la previa agresión a los autobuses en que estos –y por su lado un equipo de futbol- viajaban y fueron tiroteados. No obstante encontrarse a medio kilómetro del epicentro de los hechos. Más aun: versiones periodísticas indican que ese día desocuparon la plaza,  misma acción que hicieron las policías ministerial y estatal, de tal manera que los policías municipales y los supuestos sicarios de “Guerreros Unidos” pudieron actuar a su antojo.

El   secretario de la Defensa, al comparecer ante una comisión especial  del Congreso afirmo que, primero (el 27 Batallón)  “Solicito información al director de Seguridad Publica, quien le respondió que no sucedía nada y que no había habido balacera alguna y que todo estaba en paz”  (Diputados abordan con Salvador Cienfuegos Caso Ayotzinapa, Nota de El universal. Jueves 13 de noviembre de 2014).  Es decir,  el mando militar,  cuando tuvo informes de la balacera, se contento con la información dada por el jefe de la policía municipal, pese a que el ejercito participa en el operativo Guerrero Seguro desde 2011.   Mas adelante, siempre según la misma nota,  el mismo Cienfuegos reconoció que no fue sino hasta 21 horas después, cuando “recibieron una denuncia de que en el hospital general había personas armadas”.  Es decir, el mando del ejercito en un momento, ante una balacera que tenia lugar a medio kilómetro de su cuartel  se dio por satisfecho con la respuesta del director de Seguridad Publica negando el hecho, y  solo luego  de21 horas, ante la “denuncia” de quien sabe quien,  decidió enviar a ver que ocurría. Para ese entonces, de acuerdo a la versión de la Procuraduría General de la Republica  los estudiantes secuestrados ya estaban en el proceso  de ser incinerados.

2.El siguiente elemento a considerar es la reacción del gobierno federal una vez que se supo de los hechos. En un primer momento dejó que se tratara el asunto como un problema local, pero cuando este trascendió asumió el control de la investigación y de la comunicación al respecto. Aparentemente fue una reacción tardía. Lo que no se toma en cuenta –segunda clave-, es lo ocurrido esa misma semana: recién estallado el conflicto del IPN, tres días después de lo  ocurrido en Ayotzinapa  y   dos antes de realizarse la tradicional marcha del 2 de  octubre en la capital –misma a la que tenían planeado asistir los normalistas-, los estudiantes en paro realizaron una marcha de miles de asistentes, misma que concluyó en las inmediaciones de la Secretaría de Gobernación.  De manera totalmente sorpresiva, contrario a la manera en que acostumbran actuar los funcionarios de alto nivel en México, el propio encargado del ministerio, Miguel  Ángel Osorio Chong salió al templete improvisado en la calle para ofrecer atención a las demandas estudiantiles. Al ofrecer dicho diálogo, no solo evitó que los politécnicos asistieran de manera masiva a la marcha del 2 de octubre (y logró siguieran centrados exclusivamente en sus demandas), sino que tendió una gran cortina de humo mediática mientras detrás del telón ocurrían los gravísimos hechos de Iguala.

3.A la marcha realizada en la ciudad de México con motivo de un aniversario más de la masacre de Tlatelolco en 1968, no solo no asistieron masivamente los politécnicos, tampoco los propios normalistas de Ayotzinapa. En días previos a los hechos de iguala -tercera clave-,  representantes de la Federación  de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM), de la cual los matriculados en la Normal Rural Isidro Burgos  forman parte, habían estado asistiendo a las reuniones que con efecto de organizar la llamada Marcha Combativa se realizaban en la UNAM. Dicha coordinación era paralela a la que organizó la marcha oficial, formada entre otros por el Comité 68 Pro Libertades Democráticas. Finalmente se realizaron las dos marchas – la oficial y la combativa-, con recorrido y demandas distintas cada una de de ellas. Según los estudiantes de Ayotzinapa, el día en que se suscitaron las desapariciones, habían acudido a Iguala para realizar una colecta económica de las llamadas ¨boteo¨,  y así reunir recursos para acudir a la marcha combativa.

¿A quién le interesaba que los normalistas no asistieran a dicha marcha? Obviamente no al alcalde Abarca ni a Guerreros Unidos, cuyos intereses de poder son meramente regionales. Si acaso a los transportistas de la entidad federativa les preocuparía que la FECSM no tomara sus autobuses para movilizarse,  pero por lo visto tenían planeado rentar autobuses para acudir al D.F.

4.Aun así Abarca y su  mujer, de apellido Pineda, fueron señalados  por el gobierno federal y detenidos más de un mes después en la Ciudad  de México. Pero -cuarta clave-, versiones como la del propio padre Alejandro Solalinde (quien mucho antes que la PGR, advirtiera el mismo  que contaba con información de que los estudiantes habían sido quemado vivos) señalan que en realidad fueron detenidos días antes en Veracruz. El día en que se hizo el anuncio de su aprehensión, se dieron versiones oficiales encontradas sobre el lugar de su captura (dos distintas casas, una en la calle Cedros y otra en la calle Jalisco de la Colonia Santa María Aztahuacan, ambas en la delegación Iztapalapa, bastión del PRD  así como de su escisión Morena. Sea o no que el alcalde y su esposa hayan sido sembrados en la ciudad capital, lo cierto es que hay varios cabos sueltos: se dijo que se catearon dos casas pero solo hubo detenidos en una de ellas, se manejo en un primer momento que la detención fue gracias a la denuncia de la propia casera que había arrendado el domicilio, luego la versión cambió y se acusó en los medios a una de las familias pudientes de la localidad de haber cubierto la huida de la pareja, aunque la única persona interrogada al respecto y acusada de encubrimiento salió libre bajo reserva, se encontraron almacenados víveres y agua en la casa, como para alguien que llevaba varios días  ahí  o pensaba estar encerrado y sin recibir provisiones de fuera durante un largo periodo –según  la versión oficial- , pero no había basura acumulada. En días previos tuvieron lugar en la ciudad una serie de ejecuciones criminales inusitadas, que los medios manejaron como parte de un “ascendente clima de inseguridad”  que, casualmente, tendría su corolario y se detendría inmediatamente después de la supuesta detención. Los detenidos, según asegura Amnistía Internacional, fueron torturados para arrancarles declaraciones. Finalmente, como haya sido, las autoridades federales y los medios, tuvieron al menos dos semanas, incluso hasta un mes,  para ir construyendo la imagen de la pareja imperial como única autora intelectual de la desaparición de los estudiantes.

5.En  los meses previos,  una de las guerrillas que operan en México, el Partido Democrático Popular Revolucionario – Ejército Popular Revolucionario (PDPR – EPR), en el contexto de la resolución que diera un tribunal federal  para atender el caso de dos de sus militantes desaparecidos desde 2007, advertía en un comunicado:  todo este tiempo más que buscar a nuestros compañeros han preparado y continúan preparando una celada para incriminar a luchadores sociales  (…) con el fin de llegar directamente a asesinar “justificadamente”, para justificar los crímenes de Estado, para evitar la existencia de presos políticos y arrancar banderas de lucha al pueblo organizado.”[1] En ningún comunicado  posterior, ni en los artículos y editoriales de su periódico El Insurgente, el PDPR aclaró quiénes eran esos luchadores sociales que se veían amenazados de muerte  por el Estado Mexicano. Quizá la quinta clave del caso Ayotzinapa se encuentre en la respuesta que el PDPR pudiera o no dar a tal pregunta. Máxime cuando Guerrero es o ha sido uno de los estados donde dicho grupo opera o  ha operado en el pasado. Recordemos que fue en el primer aniversario  de la matanza de Aguas Blancas  cuando el EPR  hizo su presentación pública al irrumpir en un acto conmemorativo para exigir justicia a las víctimas. Años después se presume que el EPR perdió influencia en la entidad, al sufrir diversas escisiones.

6.La última clave nos trae de regreso a la Ciudad de México. El día tres de marzo de 2014,  seis meses y medio antes de Iguala, se suscitó el violento intento de desalojo  del llamado Auditorio Che Guevara en la Ciudad Universitaria. Diversos “colectivos, grupos e individuos libertarios”, señalaron como responsables intelectuales y materiales a la  Organización No Gubernamental Comité Cerezo México   y a la llamada Brigada Multidisciplinaria,  además de que documentaron la cobertura que el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo había dado al operativo. Por su parte embargo tales grupos se deslindaron. Pero además los ocupantes del auditorio,   señalaron la responsabilidad que   estudiantes de la Escuela Normal Rural de Tenería habrían tenido en los hechos. Según la espontánea  confesión del normalista David Moreno Palacios,   (retenido momentáneamente por los estudiantes de la  Facultad de Filosofía en la desbandada que se produjo luego de que estos, acompañados por solidarios de otras escuelas y facultades recuperaran el espacio),  el día de los hechos decenas de normalistas fueron transportados “en comisión”  a bordo de autobuses hacia el Distrito Federal, y solo hasta que llegaron al sitio del desalojo fallido se enteraron de en qué consistía dicha comisión. Del estudiante normalista, luego de que  dio su testimonio, se supone  regresó con sus condiscípulos, pero  no se supo más.

Semanas después de  los hechos,  la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México,  asumiendo su responsabilidad, se deslindo de haber preparado el ataque contra los ocupantes. Decía el comunicado: La Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México surgió el 18 de junio de 1935. Durante estos 78 años ha participado en diversas luchas populares y estudiantiles. Compuesta en un principio por más de 30 normales rurales, actualmente quedan sólo 17 resistiendo los embates gubernamentales dirigidos contra la educación pública y normal. Como organización estudiantil hemos sostenido una ideología marxista y dentro de nuestras escuelas se han formado multitud de maestros luchadores, incluidos los guerrilleros Arturo Gámiz, Lucio Cabañas y Genaro Vázquez, entre los más destacados. En las 2 últimas décadas algunas escuelas de la FECSM han venido planteando un reacomodo y reapertura a las nuevas tendencias teóricas, ideológicas y metodológicas existentes en la lucha social del país. Cuestionar nuestras formas no ha sido nada fácil. Producto de esa lucha entre “lo viejo y lo nuevo” son, por ejemplo, los acontecimientos históricos de la visita de la Otra Campaña en 2006 a las normales de Ayotzinapa, Guerrero, y San Marcos, Zacatecas, por las cuales se vieron sujetas a fuertes sanciones; y los acontecimientos del 3 de marzo del año en curso, cuyas consecuencias serán también motivo de fuertes discusiones y resoluciones internas.”[2]

Más adelante profundizaba: La FECSM ha investigado y analizado durante años el comportamiento, los fines y los métodos de algunos colectivos del Distrito Federal y organizaciones sociales del país. Esta tarea la iniciaron compañeros nuestros cuando identificaron la necesidad de replantear nuestra política interior, cambiar o actualizar nuestros métodos y nuestros fines. Aunado a eso, había la necesidad de modificar también nuestras relaciones al exterior, limitarlas en un proceso gradual. Pero en la tarea se tuvo que lidiar con propios compañeros nuestros que no han acatado las resoluciones internas de nuestra organización y que incluso han fortalecido las relaciones con quienes se suponía debíamos irnos alejando. Las consecuencias, la opinión pública y las organizaciones sociales las conocen, pero no ha sido la FECSM en su totalidad y eso es cosa que tenemos que resolver nosotros en nuestras asambleas y espacios de discusión internos. Lo único que queremos es que esta situación no beneficie a los intereses del Estado, y que las organizaciones que hoy miran con interés de que esta situación se resuelva, comprendan también nuestros procesos de reacomodo interno.”[3]  Y remataba diciendo: La FECSM asumirá, pese a no ser responsable, las consecuencias que muchas fuerzas de izquierda y el Estado mismo le han imputado.”[4]

¿A quién y por qué  le correspondió   sancionar en 2006 a los normalistas por realizar actos de la Otra Campaña,  en Ayotzinapa y Zacatecas, cuando dicho movimiento, se definió en su momento como  un movimiento anticapitalista?  ¿Cuáles fueron  las consecuencias  que la FECSM tuvo que asumir por verse inmiscuida en el fallido desalojo del auditorio Che Guevara?

No sabemos en qué concluyeron esas “fuertes discusiones” y “reacomodo interno”. Lo cierto es que meses mas tarde, mientras los normalistas se aprestaban  par marchar en la ciudad de México, en Iguala  pasó lo que pasó. Poco después distintos medios señalaban como  “violentos” a activistas universitarios, identificados como radicales y/o   anarquistas[5]Y en medio de un clima de protestas estudiantiles casi todos los días, la policía judicial y preventiva del DF entraban a Ciudad Universitaria. El centro del ataque era de nuevo el auditorio Che Guevara.

Finalmente: ¿Por qué el ejercito federal no solo no intervino, sino que parece haber encubierto con su omisión la desaparición de los normalistas? ¿Fue detenida o sembrada la Pareja Imperial en Iztapalapa? ¿Por qué la insistencia oficial  en la versión de que se trato de un crimen común y se desecha tomar en cuenta cualquier indicio de que se trate de  un crimen político? ¿Por qué inmediatamente  después de ser golpeada la FECSM, o una fuerza renovadora y critica al interior de esta, encarnada en este caso  por los estudiantes de Ayotzinapa, se desarrolla un operativo mediático y de Estado contra los grupos anarquistas  y/o  estudiantiles que aparecen por fuera del control oficial? ¿Hay dentro del Estado Mexicano    interés en desarticular al mismo tiempo a dichas  expresiones, la estudiantil rebelde y la contestataria anarquista? ¿O bien hay un mensaje que va más allá y tiene que ver con el  reciente fortalecimiento  y espaldarazo publico del ejecutivo al ejército? Y de ser así, ¿Hasta donde llegará el Estado en su determinación?Mientras en México  todo se complica y los normalistas no aparecen,  seria bueno tener la respuesta a  algunas  de tales preguntas.

Epílogo. Doscientas mil personas participaron en la movilización del 20 de noviembre. Al final, cuando aun no arribaban los últimos contingentes, las policías federal y local arremetían contra una multitud. Una manta rezaba: “El Estado ha muerto.”

[1] Comunicado del PDPR –EPR al pueblo de México. República Mexicana. 13 de julio de 2014. Consultado en el sitio web cedema.org.

[2] FECSM reprueba hechos de violencia en la UNAM.   Comunicado A los medios de comunicación, a las organizaciones sociales, a la sociedad en general. Reproducido en el sitio web de la revista Contralínea http://contralinea.info/archivo-revista/index.php/2014/04/06/nuestros-lectores-127/ fechado  el  día 6 de abril de 2014.

[3]  Ib Id.

[4] Ib Id.

[5] Por ejemplo, Sergio Sarmiento en su columna Jaque Mate del 7/11/2014 titulada Anarquistas, apuntaba: “Nos dicen que estos jóvenes se llaman a sí mismos “anarquistas”. Al parecer se trata de “fósiles” de distintas escuelas públicas. No es la primera vez que actúan de esta manera. En distintas ocasiones han realizado actos violentos en manifestaciones que de otra manera habrían sido pacíficas.”

México: Huelga de Hambre de Bryan Reyes Rodriguez en solidaridad con Ayotzinapa

10807838_761150457254112_356383515_n Captura-de-pantalla-2014-11-18-a-las-04.53.59-p.m.

A todos los colectivos, organizaciones, defensores de los Derechos Humanos y comunidad organizada:

Mando un saludo combativo desde mi trinchera que por ahora es el Reclusorio Preventivo Varonil Norte y hago un llamado a visibilizar el caso en el que me encuentro junto con Jaquelin Selene Santana Lopez Luna Santana), un intento de desaparición forzada por parte de elementos de inteligencia de acción e infiltración de la Policia Federal que se vio frustrado por elementos de la Policia del GDF y que ahora tratan de fabricarnos un delito sin fundamentos jurídicos.

Es por ello que en el marco del Paro Nacional dentro de la jornada de lucha por AYOTZINAPA me solidarizo y a partir de mañana 20 de NOVIEMBRE de 2014 entro en HUELGA DE HAMBRE, la cual terminara el día 2 de DICIEMBRE del mismo año.

¡Exijo mi libertad y la de todos los presos políticos!

Bryan Reyes Rodriguez

¡Que nadie se calle, los presos a la calle!

México: Denuncia por detenciones arbitrarias de la Policía Federal del colectivo Guerrilla Bang Bang

A todas las organizaciones independientes y autónomas.
A todas las personas que luchan contra la injusticia y a favor de la vida.
A los medios de comunicación libres y solidarios.
A la población en general.

Guerrilla Bang Bang es un colectivo de arte político,
o como nos gusta llamarlo, de arte-terrorismo.
Nació del ansia de unos pocos por cambiar nuestra realidad,
nació entre marchas y encarceladxs por protestar.
Todxs los presxs políticos son nuestrxs presxs.

El día 15 de noviembre, miembros de este colectivo Jacqueline Santana (estudiante de la carrera de economía de la FES Aragón) y Bryan Reyes Rodríguez (guitarrista de flamenco y maestro de música) fueron detenidos a las afueras de la unidad dónde viven, cerca de la delegación Venustiano Carranza. Ellos, varias semanas antes, habían mencionado que sentían que los estaban siguiendo, que estaban siendo vigilados.
Horas antes de su detención Bryan publicó en las redes sociales que habían civiles armados y con radiocomunicadores alrededor de su departamento.
En un intento de escapar de esa situación, salieron y se dirigieron a tomar un microbús para comprar sus víveres (Bryan, Jacqueline y Ulises Chávez Trejo), cuándo aproximadamente 14 sujetos de civil los interceptaron, nuestros compañeros pidieron ayuda a gritos: “¡nos quieren secuestrar”, en ese momento el compañero Ulises pudo correr y escapar de dicho levantamiento. En medio de la confusión y los gritos fue que llegó un policía preventivo del Distrito Federal y le apuntó a uno de los civiles armados, por lo que estos se tuvieron que identificar como policías federales, fue entonces hasta allí, que se supo que era la propia policía la que los estaba levantando sin una denuncia formal contra ellos.
Posteriormente fueron subidos a un automóvil particular con vidrios polarizados Bryan y a un taxi Jacqueline, después los carros fueron interceptados por una camioneta de la policía preventiva, por lo que los federales bajaron de los autos para identificarse y pedirles a los policías preventivos del DF que no se intervinieran en la operación; sospechamos que fue entonces cuando tuvieron que decir que nuestros compañeros los habían asaltado y que los llevarían al MP.
Esto, que pensamos fue un intento de desaparición forzada, se quedó evidenciado ante muchas personas que pasaban por ahí, por lo cual fueron llevados al MP de la delegación Venustiano Carranza, dónde se les acusó de asaltar a un agente de la policía federal con dos cuchillos por $500 pesos.
Es importante resaltar que un día antes, fueron detenidos en una operación similar Julián Luna y Alejandro Fidel, a los que acusaron igualmente de haber robado a un policía por 500 pesos con arma blanca y que fueron trasladados al Reclusorio Norte sin que hubieran pasado las 48 hrs según la ley establece. Lo mismo hicieron a Jacqueline Santana y a Bryan Reyes Rodríguez; llevados a Santa Martha Acatitla y al Reclusorio norte, respectivamente, casi veinte horas antes de agotarse las 72 horas que establece la ley para el desahogo de pruebas. Por ello, es claro para nosotros, que las detenciones y encarcelamientos sufridos por nuestros compañeros son por causa política.
Denunciamos, además, Ulises Chavéz, compañero que logró escapar del secuestro de Bryan y Jacqueline, está siendo hostigado por civiles armados afuera del lugar donde se está albergando, y que parece ser que son las mismas personas que levantaron a nuestros compas.

Nos sumamos a estas preguntas:
¿Qué hacían policías federales adscritos a la Dirección de Inteligencia, de la Coordinación de Operaciones Encubiertas de la Dirección General de Operaciones e Infiltración de la Policía Federal, hostigando, golpeando, secuestrando con tintes de desaparición forzada a dos jóvenes estudiantes?
¿Qué hubiera pasado si de modo accidental no se hubiera dado el enfrentamiento entre un policía preventivo y los policías federales pensando que era un secuestro que le hacían a los compañeros? ¿Hubieran podido ser los desaparecidos 44 y 45?

La detención ilegal de nuestros compañeros es una muestra más de la persecución política y criminalización del estado mexicano a los movimientos sociales, a través de la desaparición forzada, la violación plena de sus garantías y sus derechos humanos.

No olvidemos la situación en la que México se encuentra, como el caso de Tlatlaya, de Ayotzinapa, del ABC, de más de 150 mil muertos y 30 mil desaparecidos. El Estado se está encargando de reprimir, incluyo como hemos visto en con los normalistas y en el Auditorio Che Guevara, a balazos.
Los métodos que realizados para lograr la detención de nuestros compas Bryan y Jacqueline, fueron llevados a cabo sin que previamente haya existido una orden de autoridad competente que fundara y motivara los actos de molestia y hostigamiento, saltándose todo procedimiento judicial y con indicios de desaparición forzada cuya ejecución fue frustrada de manera accidental. Su traslado a los Reclusorios Norte y Santa Martha de igual forma se efectuaron violando el debido proceso.

Ayer, durante las preparatorias de Bryan, fue capaz de pasar una nota a un familiar presente, que aquí transcribimos integra: -“URGE QUE VENGA DERECHOS HUMANOS, NOS OBLIGAN A CAMINAR DE CUCLILLAS DURANTE 2 HORAS O HASTA CANSARNOS Y APALABRAR $3,000 PARA QUE SE DETENGA, $5 DE LISTA, $20 DE DORMITORIO, ME GOLPEARON A LA ENTRADA PORQUE DICEN QUE SOY ANARQUISTA, NO ME HAN DADO AGUA MÁS QUE UN VASO QUE LLENÉ DE LA LLAVE EN EL ANTROPOMÉTRICO, NO HAY AGUA EN LOS DORMITORIOS, SOLO HE TENIDO UNA COMIDA Y LA PROXIMA ES MAÑANA SI DA TIEMPO POR LAS 2 HORAS DE TORTURA, NECESITO CEPILLO DENTAL, PASTA Y UNIFORME”-.

Hacemos responsable al jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera y a Enrique Peña Nieto de de cualquier daño físico o psicológico que les pueda pasar a nuestros 3 compañeros de lucha y a todas las personas que nos estamos involucrando en su defensa.

Solicitamos su apoyo para hacer acto de presencia en el Reclusorio Norte y también de difundir en redes sociales las noticias que vayamos posteando.

¡Presos Políticos Libertad!

-Guerrilla Bang Bang-

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 28 seguidores