México: Justicia Para Mario González

Hola compañer@s:
 
Les envío la información más reciente sobre el caso del compañero activista estudiantil de la UNAM y del CCH Naucalpan Mario González García, misma que corre por las redes sociales.
 
Mario González García ha sido criminalizado aproximadamente a partir de julio de 2012, fecha en la cual los estudiantes tuvieron noticia de una reforma “educativa” llamada 12 Puntos, que estaba siendo elaborada por la Dirección General del CCH a espaldas de la comunidad ceceachera, razón por la cual los jóvenes empezaron a reunirse para conocer y analizar ésta y, posteriormente, protestar de manera organizada contra dicha Reforma Estructural que pretendía aprobarse en marzo de 2013.
 
Mario comenzó a ser perseguido política y policíacamente en CCH, ha sido victima de varias campañas de desprestigio al interior del plantel y mediante la prensa amarillista; en febrero de 2012 fue golpeado y encarcelado cuando trató de defender a algun@s compañer@s que estaban siendo detenidos ilegalmente por la policía estatal, cuando esta última violó la Autonomía Universitaria al ingresar al plantel Naucalpan para llevarse a los estudiantes que le entregó la Comisión Local de Seguridad.
 
Al siguiente día, 6 de febrero, fecha en que no se perdona ni olvida la entrada de la PFP a la UNAM y día en que los estudiantes realizan una Marcha hacia Ciudad Universitaria, Mario no pudo participar porque se encontraba preso en el Municipio de Naucalpan. Dicho día, los estudiantes tomaron la Dirección General del CCH oponiéndose a los 12 Puntos y a la represión desatada contra quienes se oponían a la misma (ya había 5 expulsad@s y 10 pres@s polític@s). Mario y l@s compañer@s fueron liberad@s por la tarde y no participaron en las acciones. 
 
Al siguiente mes, en marzo del mismo año, fue detenido por el mismísimo Ministerio Público, a las afueras de CCH Azcapotzalco, después de un Foro vs La Reforma Educativa en el Bachillerato de la UNAM (CCH y Escuela Nacional Preparatoria). El Ministerio Público le negó realizar la llamada a la que tiene derecho todo detenido y le remitió de inmediato al Reclusorio Norte. Una vez en el Reclusorio, le impidieron la asistencia de un abogado durante su declaración; le amenazaron con que lo retendrían en esa cárcel por “un buen rato” por “órdenes de arriba” y se lo cumplieron pues perdieron su expediente por más de un mes, retrasaban su Audiencia pese a que no pudieron probar el robo por el que le acusaban. Por si fuera poco, le añadieron el término de “con violencia” para retenerlo más tiempo.
 
Gracias a la movilización política, Mario fue liberado. Sin embargo, las autoridades de la UNAM lo expulsaron de la Universidad por la acusación falsa de que participó en el Plantón en el Mezanine de la Torre de Rectoría, siendo que en esas fechas Mario estaba recluido.
 
El 19 de septiembre, Mario se unió a un grupo de estudiantes, profesores, trabajadores y luchadores sociales que instalaron un Plantón en la explanada de rectoría de la UNAM para exigir el Alto a las Reformas Neoliberales en la UNAM y en su Bachillerato y el Alto a la Represión vs quienes nos oponemos a ellas. Entre las demandas específicas están: Desistimiento total de la UNAM ante la PGR por la Toma de la Dirección General del CCH y por el Plantón en el mezanine de Rectoría; Entrega de la Bitácora del 20 de noviembre de 2009 correpondiente a Auxlio UNAM para el esclarecimiento del asesinato del activista estudiantil de la Facultad de Filosofía y Letras: Carlos Sinhué Cuevas Mejía; Reincorporación a la UNAm y al CCH de los estudiantes expulsados de CCH Naucalpan; Alto al acoso laboral a profesor@s y trabajador@s que apoyan el movimiento; Eliminación de los 12 Puntos(en CCH) y del Proyecto de Modificación Curricular (en la Escuela Nacional Preparatoria).
 
El 27 de septiembre, el abogado general de la UNAM hizo llegar a Mario y dos estudiantes más (ver doc), un escrito en el que pidió el desalojo inmediato del espacio que ocupa el Plantón en la explanada de la Torre de Rectoría “para no complicar su situación jurídica” (ver archivo adjunto).
 
En el punto 4 dice textualmente: “Su proceder actual de ocupar, indebidamente, parte de la explanada de la Torre de Rectoría atenta contra la institución y la comunidad universitaria, es violatoria del orden jurídico y los valores fundamentales universitarios y, sin duda, agrava su situación jurídica ante las instancias ministeriales, sobre todo en el caso de alguna reincidencia, por el antecedente penal de uno de Uds”.
 
El Plantón contúa hasta esta fecha, pero el 2 de octubre, Mario se dirigía a la Marcha que tampoco  perdona ni olvida la matanza de 1968, sin embargo, Mario no llegó a su destino pues el autobús en el que viajaba, del Estadio Universitario al Politécnico, fue interceptado en el Centro Histórico por múltiples patrullas que lo bajaron a punta de golpes e insultos, junto con ocho compañeros más que participan en el Plantón, los esposaron con las manos en las espaldas, se los llevaron en varias patrullas hacia lugares desconocidos en los que los torturaron durante cuatro horas y media. 
 
Les taparon el rostro con bolsas de plástico para asfixiarlos; les aplicaron toques eléctricos en distintas partes de sus cuerpos;  les arrancaron parte de sus cuerpos donde tenían perforaciones;les dislocaban parte de sus cuerpos y luego se los volvían acomodar; cabe señalar que a Mario le dislocaron un brazo a partir de hombro y continúa igual en el Reclusorio Oriente, también le fracturaron un pie; no les dieron una sola gota de agua, tampoco alimentos y los mantuvieron incomunicados durante cuatro horas y media.
 
Gracias a un pronunciamiento donde varias organizaciones exigieron la presentación con vida de los estudiantes, mismo que se difundió de inmediato en las redes sociales, los jóvenes aparecieron finalmente en la Delegación 44, donde el Ministerio Público les negó agua y alimentos aduciendo que no tenían presupuesto para ello; asimismo, impidió que sus familiares se los proporcionaran junto con cobijas. En ese lugar los mantuvieron esposados y les impidieron hacer sus necesidades fisiológicas durante dos días.
 
A los cinco días, y gracias a la movilización política, lxs muchachxs fueron liberadxs pero a Mario le fue negado ese derecho pese a que se pagó su fianza. Varios judiciales taparon la cabeza con un trapo oscuro de Mario cuando éste cruzó los últimos torniquetes del penal; Mario no salió del Reclusorio Oriente. La jueza Maricela Ángeles Arrieta, del Juzgado 19 de Delitos No GRaves, aduce “reincidencia”.
 
La tal “reincidencia” que señala el documento del Abogado General de la UNAM no existe debido a que Mario, en primer lugar, ni siquiera llegó a su destino final que era Tlateloco, de donde partió la Marcha del 2 de octubre (lo acusan de Ataques a la Paz Pública); en segundo lugar, la injusta sentencia anterior quedó compurgada. Nuevamente, como la vez anterior, el encarcelamiento de Mario parece provenir de la UNAM en coordinación con el Gobierno del Distrito Federal.
 
A partir de ese momento, 8 de octubre, Mario inició una Huelga de Hambre en el Reclusorio Oriente y está por cumplir un mes. Ha bajado más de 10 kilos y le molesta mucho su brazo dislocado, incluso ya está de color verde y le hormiguea. La Jueza del Juzgado 10 de Delitos NO Graves, Maricela Ángeles Arrieta, quien valora poco o nada una vida humana, suspendió la Audiencia del lunes 18 de noviembre pese a que Marío cumplía 21 días de Huelga Hambre y debido a que ella no citó a los policías que declararían contra nuestro compañero.
 
Por la presión política, el 6 de noviembre a las 11 horas, los magistrados del Tribunal se reunieron para  valorar el caso de Mario, sus abogadxs defensorxs fueron escuchados pero la jueza dará su veredicto el viernes 8 de noviembre.
 
Los invitamos al Mitin por la liberación de Mario y de los presos políticos este viernes 8 de noviembre, a las 13 horas, en el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (Río de la Plata No. 46, cerca Mto. Sevilla) y a la MARCHA del viernes 15 de noviembre, a las 4 p.m., del Reclusorio de Santa Martha al Reclusorio Oriente.
 
Pedimos APOYO a Uds. tanto para MARIO, que necesita suero, miel, agua y tarjetas telefónicas; como para el PLANTÓN donde hacen faltan víveres, agua, difusión del caso y dinero, u hojas, para seguir reproduciendo propaganda. El Centro de Acopio es el mismo Plantón, así como profesores y alumnos que apoyan la causa y acuden a los planteles. Si hubiera alguien que no pueda acudir al Plantón avise, por favor, por este medio para proporcionarles una cuenta bancaria.
 
En estas ligas encontrarán más información al respecto
 
 
 
 
 
 
 
UNAM1UNAM
 
Saludos!
 
Isabel.
Anuncios

Un comentario el “México: Justicia Para Mario González

  1. Puta madre esta pinche gente quien se creen que son para violar y atropeyar Los derechos de los ciudadanos nomas por que se les da la gana. Pero creo que lo unico que ya se puede hacer es empezar a actuar como ellos. Empiezen por partirle su madre a la juez t asi sucesivamente a quien se pasen de listos, porque parece que no hay otra forma con ellos,bola de delincuentes con titulos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s