México: PRONUNCIAMIENTO EN DEFENSA DE LAS AUTONOMÍAS

1656098_908321335849265_6753249024836087656_n

PRONUNCIAMIENTO EN DEFENSA DE LAS AUTONOMÍAS

Reunidos en la asamblea plenaria de clausura del “Encuentro por la defensa y la construcción de los Espacios autónomos”, el 18 de julio 2014 en el Auditorio Che Guevara, nos pronunciamos:

…ni nos crucemos de brazos ni nos conformemos con mejoras. ¡Todo o nada! ¡Tierra y Libertad o muerte! ¡Ser o no ser! La huelga ha pasado de moda: ¡viva la expropiación! ¡Viva la bandera roja de los libertarios de México!”
(Ricardo Flores Magón)

La autonomía emerge como una tendencia creciente entre distintas subjetividades en lucha reclamándola para sí y dotándola de significaciones particulares, propias del ir y venir, de la experiencia común. La tendencia autónoma que nosotros reclamamos, aparece en el propio desenvolvimiento de nuestras luchas como una necesidad de afirmar el propio contenido, nuestros intereses de frente y contra del Estado-Capital, para lo cual asumimos nuestros procesos organizativos, rompiendo en los hechos con la dinámica de dirigentes y dirigidos, representantes y representados, en suma, con el fetichismo del poder, que constituye la lógica de separación que acompaña la mistificación del estado y de “lo político” como esfera situada por encima de la comunidad.
Actualmente el capitalismo en tanto sistema mundial desenvuelve una dinámica de ajustes espaciales y temporales, ante su última “crisis”, reestructurando el curso de su proceso de mercantilización de la vida humana y la naturaleza. El estado mexicano corresponde a este proceso y dirige un nuevo embate a nuestras condiciones de vida, a nuestros medios y espacios inmediatos de socialización y reproducción, las tierras, territorios y recursos comunes. Está violencia es común a todos los explotados y oprimidos del mundo, cuya existencia está en contradicción con la propia esencia del capitalismo, desde la violencia del trabajo asalariado hasta la guerra imperialista que masacra a los desposeídos palestinos.
En medio de la catástrofe del capital, en México como en otras regiones del planeta, emergen los procesos autónomos tanto en el campo, como en la ciudad, en los distintos espacios de socialización y de lucha. Es precisamente porque la tendencia autónoma se va reconociendo en su propia experiencia, en su propio camino, en contradicción con la lógica mercantil, con el estado, con el capitalismo en su totalidad, que la tendencia autónoma constituye un desafío para este y un signo claro de esto, es la represión y el terrorismo de Estado, que no es sino su respuesta natural.
Para llevar adelante su proyecto de muerte, el capital se abre paso desde el Estado haciendo los movimientos en materia jurídica y política que considera pertinentes para llevarlo adelante sin “contradecir” su propia legalidad, la legalidad del dinero, de la mercancía, la única que puede reconocer el estado. Así se lleva adelante el despojo de tierras y recursos comunes, así se encarcela a los compañeros que en los hechos cotidianos se contraponen a esta lógica, como a Mario González, como a los compas de la comunidad Autónoma Che Guevara en el estado de Puebla (Francisco Santiago Mora López, José Amador Santos Mora, Miguel Hernández y Maximino Hernández).
Pero cuando la vía jurídica y su propia legalidad le resultan insuficientes, el estado no duda ni un momento en torcerla y en recurrir a las miserables estrategias que históricamente le han distinguido: el hostigamiento, la desaparición forzada, la tortura y el asesinato. Así se presenta el asedio paramilitar contra el proceso de construcción del Municipio Autónomo de San Juan Copala en la Sierra Triqui; la reciente agresión en la comunidad autónoma zapatista de La Realidad; el hostigamiento contra la comunidad Autónoma de Álvaro Obregón en Juchitan, Oaxaca; contra la Comunidad Autónoma Ernesto Guevara de la Serna en Puebla; el pasado episodio desalojo contra la Okupa Che Guevara, donde se torturo a compañeros; el asesinato artero y cobarde de Carlos Sinuhe Cuevas.
Todas estas son distintos momentos y formas en que se manifiesta una misma violencia, en distintos tiempos y espacios, la violencia del Estado-Capital, dando la respuesta que corresponde a su propia naturaleza, ya sea dentro o fuera de su propio marco jurídico. Pero sin embargo, resulta necesario enfatizar un denominador común que aparece en estos episodios de hostigamiento contra los procesos autónomos y que cómoda o complicemente se pasa de largo entre la “izquierda”, entre los sectores democráticos y progresistas: Esta violencia que se manifiesta en tortura, desaparición forzada, asesinato, y el hostigamiento contra los procesos de construcción autónomos, también es llevada adelante por la izquierda y la extrema izquierda del capital, institucional o independiente, partidista o de la sociedad civil. Lo que revela flagrantemente en qué lugar se sitúan las organizaciones que llevan adelante estas agresiones, que intereses son a los que sirven incondicionalmente, los del estado y los del capitalismo, motivados por las más diversas causas, desde el oportunismo, realismo político, inmediatismo, posibilismo, hasta las más vulgares y mezquinas canonjías, limosnas y migajas, que acaparan los lideres de estos grupúsculos.
Así observamos como en distintos tiempos y espacios, la izquierda y la extrema izquierda del capital lleva adelante una misma política contrainsurgente: el democrático Gobierno del Distrito Federal (GDF) que despoja espacios urbanos comunes, recursos naturales y criminaliza a los trabajadores de las calles, para el beneplácito del capital y de las buenas conciencias ciudadanas; junto a la paradisiaca isla democrática de la UNAM, con la rectoría cómplice del encarcelamiento de nuestro compañero Mario Gonzales y omisa ante el asesinato cobarde del compañero Carlos Sinuhe Cuevas; la Coordinadora Nacional Plan de Ayala-Movimiento Nacional (CNPA-MN) en complicidad con el gobierno del estado de Puebla, asediando la Comunidad Autónoma Ernesto Guevara de la Serna, lanzando acusaciones falsas de homicidio, contra compañeros de los Dorados de Villa que participan de ese proceso autónomo, actualmente presos por las mismas calumnias; el hostigamiento paramilitar por parte del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) contra la construcción del Municipio Autónomo de San Juan Copala, que ha costado la vida y el éxodo de sus comunidades a los compañeros; así como la agresión por grupos de la izquierda del capital, amparados en el discurso de los “derechos humanos”, de “proyectos estudiantiles”, “populares” (Comité Cerezo y Brigada Multidisciplinaria), que mediante un claro ataque de factura paramilitar, intentaron desalojar la Okupa Che en marzo pasado, torturando a compas y hasta el día de hoy manteniendo el hostigamiento con la complicidad de las autoridades universitarias, mismo asedio que se replica en distintos niveles en espacios tan diversos como el espacio público reapropiado (Colectivo Kontracultura Libertaria), o la propiedad privada que se abre a la comunidad tanto dentro y fuera de la universidad (La Colmena).

El cinismo y la cobardía de estas organizaciones no tiene límites, así los podemos observar intentando lavar sus manos llenas de sangre lanzando epítetos e injurias diversas en sus democráticos medios, que al poco tiempo invocan los lugares comunes del izquierdismo de siempre: los señalamientos contra los procesos autónomos de provocadores, de “abrirle las puertas a la represión del estado”, de “hacer la tarea de tiras”, los llamados a “cerrar filas contra los provocadores”, el mito de la unidad a toda costa, los señalamientos de “infantiles”, de “intransigentes”. La vieja cantaleta que en el pasado sirvió para enmascarar el asesinato de nuestros compañeros revolucionarios, de hundirlos en las prisiones, de ahogar las tendencias de lucha autónoma de frente y en contra del capitalismo y su estado, que históricamente se han abierto paso, en contra del realismo político, del oportunismo, del “mal menor” y del inmediatismo de la izquierda del capital. Nos regocijamos de saber que no estamos en el mismo camino, ni en su abajo, ni en su izquierda.
Asumimos los propios errores, el camino de la lucha autónoma es pedregoso, plantea contradicciones y no se nos olvida que hemos tropezado y que lo volveremos a hacer; no nos podrán quitar nuestra capacidad de asombrarnos de nuestra propia experiencia; de las propias lagrimas, sonrisas, heridas y sinsabores; de ejercitar nuestras propias capacidades, del aprendizaje común; de nuestra memoria de lucha que es enorme, y que resiste píldoras amnésicas de izquierdas y derechas. Somos hijas, madres, padres, hermanos, niñas, abuelos, hombres de carne y hueso en lucha por apropiarnos de nuestra vida, para lo cual nos valemos de nuestra experiencia histórica de lucha, sabiendo que otros compañeros alrededor del mundo, esparcidos en todas las regiones, llevan adelante esta tarea común, la oposición de las necesidades humanas a las del capital. Sabemos que nos encontraremos en el camino. Como dice un viejo amigo, “el abismo no nos detiene, el agua es más bella despeñándose”.

¡Arriba los que luchan!
¡Presos Políticos, Libertad!

Atte. “Encuentro por la Defensa y la Construcción de los Espacios Autónomos”
(Firman presentes al encuentro, individuos y colectivos: La Colmena, La Okupache, El Colectivo Kontracultura Libertaria, Sector de Trabajadores Adherentes a la Sexta, Frente de Trabajadores Activos, Jubilados y Pensionados del IMSS (adherentes a la Sexta Declaración), Municipio Autónomo de San Juan Copala y Comunidad Autónoma Ernesto Guevara de la
Serna (Puebla).)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s