México: AGOSTO NEGRO: EL EJÉRCITO DE LIBERACIÓN NEGRA (BLA) / I

Agosto Negro

AGOSTO NEGRO: EL EJÉRCITO DE LIBERACIÓN NEGRA (BLA) / I

x carolina

“… hace 25 años algo pasó que hizo un fuerte impacto sobre mi vida. El 21 de agosto de 1971, el gobierno asesinó a George Lester Jackson en el penal de San Quintín. Una semana después, el 28 de agosto de 1971, Albert ‘Nuh’ Washington y yo fuimos capturados en el cruce de las calles 16 y Alabama, después de una balacera con la policía de San Francisco. Nos acusaron de atentar contra la vida de un policía de San Francisco en represalia por el asesinato de George Jackson. Hemos estado en prisión durante 25 años desde el día de nuestra captura”.

“Menciono esto para hacerles la siguiente pregunta: ¿Cuál evento, situación o suceso en la lucha de liberación nacional o de clase ha afectado tu vida para siempre, transformándote en una persona en movimiento revolucionario perpetuo? ¿Sacas fuerza de aquel evento, situación o suceso? Es importante siempre ser consciente de tu compromiso y capacidad de avanzar la lucha contra el racismo, la explotación capitalista y el imperialismo estadounidense…Si ustedes quedan fieles a su compromiso, sé que todos nosotros, los presos políticos, pronto estaremos libres para estar con ustedes en un triunfante baile de liberación. Venceremos, A. Jalil Bottom”

Este mensaje fue enviado al mitin fundador de la Coalición Contra la Injusticia en San Francisco el 21 de septiembre de 1996 por Jalil Muntaqim (Anthony Bottom). Hasta la fecha, no Jalil no sale de prisión.

El 5 de febrero de 2000, Mumia Abu-Jamal escribió:

“Para demasiados africano-americanos, el nombre Albert ‘Nuh’ Washington es prácticamente desconocido. Sin embargo, para los que conocen la historia del Movimiento de Liberación Negra que empezó en los años 60, su nombre es conocido y respetado. Nuh (la forma árabe de Noah) era integrante del Partido Pantera Negra y después de la notoria escisión promovida por el FBI entre Este y Oeste, trabajaba con el Ejército de Liberación Negra (BLA) en defensa de la vida y dignidad de la gente negra.

En los 70, Nuh fue disparado y capturado con Jalil Muntaquin, y después acusado de un asesinato junto con Jalil y Herman Bell. La evidencia indica fuertemente que los tres hombres fueron injustamente encontrados culpables en este caso…Nuh ha estado encarcelado en los gulags de California y Nueva York durante 28 años y repetidamente castigado por su manera de pensar. Ahora está muriendo de cáncer del hígado…Su radiante espíritu brilla casi tres décadas después de ser enjaulado por el Estado. Construyamos un movimiento como el de los independentistas puertorriqueños, para garantizar que Nuh no respire su último aliento en una jaula”.

Albert ‘Nuh’ Washington murió en prisión el 28 de abril de 2000, que descanse en libertad.

El BLA se anuncia y el Estado se dedica a erradicarlo

Acusados de varias acciones armadas en San Francisco, Jalil Muntaqim y Albert ‘Nuh’ Washington también fueron enjuiciados, junto con Herman Bell (detenido en 1973) por los asesinatos de Waverly Jones y Joseph A. Piagentini, dos policías de Nueva York, supuestamente realizados con la pistola que Jalil llevaba aquél 28 de agosto en San Francisco aunque hay pruebas que muestran que no era la misma arma. Francisco y Gabriel Torres también fueron acusados, pero después del primero de dos juicios, los cargos contra ellos fueron desestimados. Jalil, Nuh y Herman fueron sentenciados a un mínimo de 25 años y un máximo de cadena perpetua.

Jalil, Nuh y Herman se conocen como “los 3 de Nueva York”.

Aunque nadie lo sabía en aquel momento, después se supo que todos eran nombrados específicamente en documentos de COINTELPRO como integrantes de los Panteras Negras para ser “neutralizados”. En su estudio titulado El Ejército de Liberación Negra y el Legado Radical del Partido Pantera Negra, Akinyele Omowale Umoja afirma que para finales de 1969 “se estimaba que 30 Panteras enfrentaban la pena de muerte, 40 enfrentaban cadena perpetua, 55 enfrentaban sentencias de hasta 30 años y unos 155 estaban en la cárcel o estaban buscados”, según una investigación de Frank Dormer.
http://www.informaworld.com/smpp/content~content=a788526578~db=all?tab=references

Akinyele Omowale plantea que con la intensificación de la represión contra los Panteras y la escisión en la organización, muchos empezaron a unirse a las fuerzas que ya se habían dedicado a construir una infraestructura clandestina y entrenar a combatientes bajo el liderazgo de Gerónimo jiJaga (Pratt). Estas fuerzas incluían integrantes de los Panteras y de otras organizaciones del Movimiento de Liberación Negra como el Movimiento de Acción Revolucionaria (RAM). Dado que el Partido Pantera Negra era una organización pública, muchos de sus integrantes ni siquiera sabían de la existencia de las actividades clandestinas. Ashanti Alston retoma el mismo concepto del BLA y resalta que su formación había sido contemplada desde el principio del Partido Pantera Negra porque el Reglamento dijo que nadie podría unirse a ningún ejército excepto el BLA. Dice Ashanti que fue hasta 1971 cuando el ejército anunció su presencia, diciendo “estamos aquí” a través de una serie de acciones. (Marshall Eddie Conway, The Greatest Threat, iAMWE Publications, Baltimore, 2009)

Para Jalil Muntaqim, el propósito del BLA era “luchar por la independencia y la auto-determinación de la gente Africana en los Estados Unidos” y defender a la comunidad negra. Entre 1971 y 1973, por lo menos 1000 personas negras fueron asesinadas por la policía en todas partes de Estados Unidos. Dice Akinyele Umoja: “Los integrantes del BLA consideraban que era necesario defender a un pueblo oprimido y colonizado que era la víctima en una guerra de genocidio. La policía estadounidense fue vista como el ejército de ocupación de la nación Negra colonizada y sus tropas eran los agentes principales del genocidio de los Negros”. En este contexto, el BLA inició una campaña de represalias selectivas contra la policía.

Jones y Piagentini fueron asesinados el 21 de mayo de 1971. Dos días antes, otros dos policías de Nueva York, Thomas Curry y Nicholas Binetti, fueron heridos de bala mientras protegían la casa de Frank Hogan, el Fiscal que había llevado el caso contra “los 21 Panteras”. Las dos acciones fueron reivindicadas por el BLA.

Un nuevo programa denominado NEWKILL fue acordado por J. Edgar Hoover y Richard Nixon el 26 de mayo de 1971, como una continuación de COINTELPRO. En NEWKILL, el FBI y la policía local colaboraron para investigar los asesinatos de policías en Nueva York reivindicados por el BLA o de los cuales integrantes del BLA eran sospechosos. En su afán de conseguir condenas rápidas, la Fiscalía enjuició a muchos compañeros y compañeras sin tener pruebas específicas en su contra. http://www.freejalil.com/memoranda-a.html

Todos los juicios de los presuntos integrantes del Partido Pantera Negra y/o BLA se han celebrado en un ambiente de histeria en el cual los medios de comunicación criminalizaron a los activistas y guerrilleros, pintándolos como monstruos, psicópatas y sociópatas, sin mencionar su larga historia de trabajo comunitario para el beneficio del pueblo o su compromiso de ganar libertad e independencia para su pueblo.

En el caso de “los 3 de Nueva York”, por ejemplo, el Fiscal Robert Tannenbaum escribió el ampliamente difundido libro Badge of the Assassin (Placa del asesino) en 1979, hecho un docudrama por CBS en 1985 que ha sido reprogramado con frecuencia. Según Safiya Bukhari, los tres compañeros se presentan como “matones maniáticos, locos de atar, quienes no se dedican a liberar a la gente negra sino a tomar vidas humanas”. (Safiya Bukhari, The War Before, The Feminist Press, NY, 2010)

La criminalización no termina. En 2009, el alcalde neoliberal de la ciudad de Nueva York Michael Bloomberg hizo una declaración pública contra la petición de Jalil Muntaqim para salir bajo libertad condicional, diciendo: “El crimen de Anthony Bottom es imperdonable y quedará siempre en la memoria de las familias de los oficiales igual que con los hombres y mujeres del Departamento de Policía de Nueva York”.

Una medida del tamaño de la vendetta contra Jalil y Herman es su inclusión en el caso de “los 8 de San Francisco” en el 2007, cuando fueron acusados del ataque contra la estación de Ingleside el 29 de agosto de 1971, fecha en la que Jalil se encontraba en la cárcel. Los dos aceptaron culpabilidad por delitos menores que no querían aceptar para que los otros acusados pudieran resumir sus vidas.

Aunque Jalil y Herman han estado encarcelados 43 y 41 años, respectivamente, siempre levantan la voz para avanzar la lucha. Durante el proceso, Herman Bell escribió: “Nos preocupan los temas sociales más amplios: el agua, el aire, la tierra, los bosques, nuestra sobrevivencia en el planeta…Hace falta oposición al impulso corporativo a privatizar y hacer mercancía de la misma Madre Naturaleza; nuestra sociedad no encuentra buen camino debido a la errónea idea que la supuesta santidad de la propiedad privada y del capital ilimitado da licencia a adueñarse y controlar todo lo que existe en la Tierra”.

Desde su celda, Jalil impulsó la organización de una marcha de 5,000 personas en 2005, resultando en la formación del Movimiento Jericó. Herman Bell impulsó el proyecto Victory Gardens y los dos han trabajado en esto. Herman también entrena a los presos jóvenes en el deporte. Albert Nuh Washington nunca se arrepintió de oponerse al racismo y la opresión aunque cayó preso por eso. Él daba clases de educación política en prisión y es recordado como consejero espiritual por muchos de los jóvenes presos. http://www.freejalil.com/

Dhoruba Bin Wahad fue encontrado culpable del atentado contra Curry y Binetti el 19 de mayo y pasó 19 años en prisión antes de que sus abogados descubrieran evidencia a su favor ocultada por la fiscalía.

En una entrevista con Bill Weinberg, Dhoruba también habló de los esfuerzos del Ejército de Liberación Negra para parar el tráfico en heroína en las comunidades negras:

“Sí, existían lugares en Harlem donde la policía permitía la venta de heroína. Los traficantes operaron con el conocimiento de la policía, la cual recibió dinero. Nosotros del Ejército de Liberación Negra, las fuerzas clandestinas en la comunidad negra, teníamos una política de la destrucción de heroína. Muchos de los tipos con los que yo crecí en el Bronx Sur la vendían. Sabían que esto tenía un efecto debilitante sobre la comunidad negra. Sabían que no estaba bien, pero querían ganar dinero. La única manera de tratar a estos individuos era actuar de una manera que ellos pudieran entender. Entendieron la violencia. Entendieron la intimidación. Entendieron el control de un territorio. Por esto tuvimos que entablar ese tipo de lucha contra ellos. Claro, ellos tenían a la policía de su lado. Nosotros intentábamos identificar los lugares donde ellos convivían, los lugares donde procesaban la droga, para luego eliminarlos. Claro, con respecto a los traficantes más infames, era necesario imponerles un castigo ejemplar. De eso no puedo hablar.

Pero la policía usaba a los traficantes como su red en contra de las fuerzas clandestinas del Movimiento de Liberación Negra. Les decían: Ustedes no van a vender ninguna droga aquí si no nos dan lo que queremos. Usaron su red de traficantes e informantes para obtener información sobre el Ejército de Liberación Negra.” http://j12.org/spunk/library/colon/sp001068.txt

Un ejército descentralizado

En su Autobiografía, Assata Shakur cuenta que “Mi imagen inicial de la vida clandestina era pura fantasía. Cuando Zayd platicaba de ella me imaginé gente en un sótano, pasando por una puerta escondida tras un librero y desapareciendo en el aire…una escena de Misión Imposible…”

“Cuando escuché la noticia de la primera acción en la radio, mi reacción era, ¡’Guau!…Después de matar a tanta gente cada año, por fin alguien le estaba dando su merecido a la policía. Alguien había ametrallado a dos policías en el Paseo Riverside el 19 de mayo, el cumpleaños de Malcolm X. Me sentí mal por sus familias, sus hijos…Odio la violencia, pero la odio más cuando viene de un solo lado y es usado para oprimir a la gente pobre…”

“Iba a ir a una reunión cuando un amigo me trajo un periódico”.

––Fíjate en esto hermana.
––No me interesa. Tengo hambre…
––De veras. Está grave. Ven acá. Tienes que leerlo…

“Tomé el periódico y leí cada palabra… Me buscaban para interrogarme.”

––¡Carajo!
––¡Tienes que salir de aquí, hermana!
––Pero ¿a dónde se supone que debo ir?…

“Le pedí a mi amigo que fuera a comprarme una peluca mientras pensaba en un lugar donde la policía no me iba a buscar…Tomé la decisión de ir a la casa de una amiga”…

––¿Por qué diablos tardaste tanto en llegar?…¿Estás bien?…¿A dónde vas?…
––¿Qué? …Mira, no quiero causarte problemas. Es mi asunto, no el tuyo…
––¿Quieres callarte? …Ya leí todo. Es nuestro asunto. Si no quisiera recibirte no habría contestado la puerta. Soy tu amiga. Te tengo confianza. Te quiero. Te esconderé aquí. ¿En dónde pensaste esconderte? ¿En la luna?…

“Durante los siguientes años viajé mucho y conocí a mucha gente hermosa, tan hermosa que me devolvió la fe en la naturaleza humana…Me quedó claro que el Ejército de Liberación Negra no era un grupo organizado y centralizado con una cadena de mando. Por el contrario, hubo varias organizaciones y colectivos trabajando en diferentes ciudades, y en unas de las ciudades grandes había varios grupos trabajando independientemente el uno del otro. Muchas personas llegaron a la vida clandestina por haber sido obligadas a esconderse…pero las hermanas y los hermanos que quedaron se unieron a estos grupos por su compromiso con la revolución y la lucha armada y porque querían ayudar a construir el movimiento armado en amérika…Los diferentes grupos tenían diferentes ideologías, diferentes niveles de consciencia pública, y diferentes ideas sobre cómo realizar la lucha armada…Muchos hermanos y hermanas estaban dispuestos a pelear hasta la muerte…Eran inteligentes, valientes y dedicados, dispuestos a hacer cualquier sacrificio, pero muy pronto entendimos que el valor y la entrega no eran suficientes….Algunos querían un enfrentamiento de vida o muerte con la estructura de poder a pesar de ser débiles y mal preparados. Pero no entendieron que la lucha armada sola nunca va a traer una revolución…Hace falta el apoyo de las masas…Pensé que lo más importante era organizar y construir esto pero no me oponía…a unas acciones bien planeadas y ejecutadas que la gente negra pudiera entender y apoyar…” (Assata: An Autobiography. Lawrence Hill & Company, Westport, 1987.)

Jalil Muntaqim confirma que aparte de la campaña contra la policía, el BLA también peleaba contra los narcotraficantes que estaban inundando las comunidades con heroína. A principios de los años 70 más de veinte acciones fueron registradas en Nueva York, San Francisco, Los Ángeles, Newark, Connecticut, Houston, Saint Louis, Columbia, Filadelfia y Atlanta, entre otros lugares, incluso enfrentamientos con policías o narcotraficantes, expropiaciones, secuestros, y varias fugas de prisión. (Jalil Muntaqim, “On the BLA” http://illvox.org/downloads/ )

Hubo muchas bajas, incluso Sandra Pratt (esposa de Geronimo ji Jaga, asesinada y mutilada siendo obviamente embarazada), Mark Essex, Woodie Changa Green, Twyman Kakuyan Olugbala Meyers, Frank Heavy Fields, Anthony Kimu White, Zayd Shakur, Melvin Rema Kerney, Alfred Kambui Butler, Ron Carter, Rory Hithe, y John Thomas, entre otros. (http://www.sundiataacoli.org/a-brief-history-of-the-new-afrikan-prison-struggle-parts-1-and-2-19 )

De los presos políticos del BLA aún encarcelados hoy en día, los detenidos en los años 70 incluyen Jalil Muntaqim, Herman Bell, Robert Seth Hayes, Russell Maroon Shoatz, Fred Muhammad Burton, Jo-Jo Bowen, Sundiata Acoli, Kojo Bomani Sababu, Kamau Sadiki y Maliki Shakur Latine.

En una declaración difundida en 1975, el BLA anotó sus numerosas bajas y destacó la falta de una base ideológica y política. Anunció la formación de un Comité Coordinador para intentar consolidar el ejército. Dijo que a pesar de las muertes de cuatro de sus miembros y el encarcelamiento de más de veinte, hubo más reclutas dentro de las prisiones y más fugas de prisión. Akinyele Umoja menciona que varios de los integrantes del BLA empezaron a identificarse con las metas de la República de Nueva Áfrika, “un movimiento iniciado por 500 nacionalistas negros en un Congreso en Detroit en marzo de 1968. Los participantes declararon su independencia del gobierno de Estados Unidos y llamaron a la formación de un estado-nación en los estados sureños de Misisipi, Luisiana, Alabama, Georgia y Carolina del Sur. La nueva nación sería llamada Nueva Áfrika”.

Teddy ‘Jah’ Heath
Teddy ‘Jah’ Heath, que en paz descanse, fue detenido 2 de mayo de 1973, acusado junto con su compañero Baba Odinga de secuestrar a un narcotraficante. Oriundo de las Antillas, Jah había sido activista del movimiento de derechos civiles en los años 60 y después del Partido Pantera Negra. Fue condenado a cadena perpetua por un jurado compuesto de puros blancos a pesar de que nadie fue lastimado en el secuestro. Hombre de carácter apacible y voz suave, un devoto musulmán, Jah murió en prisión de cáncer el 22 de enero de 2001, después de pasar 28 años en prisión. www.prisonactivist.org/pps+pows/jah.html

Antes de su muerte, Robert Seth Hayes escribió: Recibí un aviso que Teddy Jah Heath, un camarada mío, fue trasladado a Greenhaven, después de estar en otra prisión donde estaba educando a la gente. No le gustó Greenhaven y buscaba un cambio. Pero murió a las tres semanas. Nos dijeron que Jah murió del cáncer del estómago. Él mismo se había quejado del estreñimiento y dolores del estómago, pero durante dos años nadie sugirió que tenía cáncer. Después de enterarse, sólo vivió dos semanas. Sigo pensando que nos están matando. Nos están matando al negarnos el tratamiento médico durante tanto tiempo que sea posible. Nos pueden inyectar con cualquier cosa. Yo tengo hepatitis C y no hay manera de que la pudiera haberme enfermado yo solo… Su postura es “No diremos nada, no haremos nada, no los dejaremos salir. Morirán”. http://www.sethhayes.org/

Robert Seth Hayes
Entrevistado por Uppin the Ante, Seth dijo: “Cuando ocho policías irrumpieron en una reunión nuestra, tumbando la puerta y disparando a todos, nosotros nos defendimos. Yo enfrenté ocho cargos del atentado de homicidio, uno por cada uno de los policías que nos disparó. Encontraron una pistola en nuestro departamento y la usaron para acusarme de otro homicidio. Recibí una sentencia de 245 años hasta vida en prisión, pero ésta fue reducida a 25 años hasta vida. Me niegan libertad condicional por “la gravedad de la naturaleza del crimen”. http://auto_sol.tao.ca/node/3021

En una videograbación desde la prisión en Albany, Nueva York, cerca de la frontera con Canadá, Seth expresa su apoyo por la lucha de las Seis Naciones indígenas, “un pueblo pacífico que quiere recuperar sus tierras. Tiene el derecho a hacerlo”. Dice: “Nosotros también intentamos lograr cambios de manera pacífica. Nos dijeron terroristas pero éramos disidentes. Muchos Panteras Negras eran asesinados, muchos humillados. Destruyeron muchas oficinas y obligaron a la gente a desnudarse en la plena luz del día ante la comunidad. Era decir, ‘Así se hacía durante la esclavitud, así se hace hoy en día. No aceptaremos ninguna disidencia’. En efecto, obligaron a mucha gente a vivir en la clandestinidad.… Para ser realista, cuando haya opresión, esto impulsa la resistencia. La gente se levanta motivada por el amor. Recibes apoyo desde los ojos de los ancianos que te sonrían y te dicen, ‘si fuera más joven, haría lo que ustedes están haciendo y mucho más’. El apoyo también viene de los abrazos y besos de los chiquitos y chiquitas que te dicen ‘Para mí, no eres un monstruo. Sé quien es real y quién no lo es’. Lo que estoy diciendo es que nosotros como soldados del Ejército de Liberación Negra entendíamos que nuestra motivación, nuestra solidez, nuestra consciencia fluía a través de nuestro amor y respeto para la gente y para nosotros mismos, de la voluntad de decidir nuestro propio destino y no ser esclavizados por otros, de resistir. Lo que estoy diciendo es que hemos luchado durante mucho tiempo. Y la lucha continua. Y en esta lucha, hay retrocesos. Y hay muchas victorias…Entonces, como revolucionario, entiendo que las luchas se desarrollan de muchas diferentes maneras, pero hay un hilo cualitativo—el amor”. http://www.sethhayes.org/node/41

Russell ‘Maroon’ Shoatz y “Los 5 de Filadelfia”
El preso político conocido como ‘Maroon’ es el único de los presos conocidos como “los 5 de Filadelfia” o “los Revolucionarios” cuya palabra se encuentra con facilidad. Él, junto con Fred ‘Mohammad’ Burton, los hermanos Alvin y Robert Joyner y Hugh Williams fueron acusados de asaltar a un central de policía el 30 de agosto de 1970, resultando en la muerte de un policía.

Dice Maroon: “Nací en Filadelfia en 1943, uno de 12 hijos de Gladys y Russell Shoatz…Desde la edad de 15, pasé varios años en los reformatorios juveniles por actividades pandilleras…Tuve siete hijos…A principios de los 60 tomé consciencia política y participé en actividades del movimiento. Fui uno de los fundadores del Black Unity Council (Consejo de Unidad Negra), el cual eventualmente se unió al Partido Pantera Negra en ’69…Después de que un policía murió y otro fue herido en un ataque de represalia contra la violencia policial, formé parte del Ejército de Liberación Nueva Africana. Todas mis acciones armadas eran en apoyo al movimiento”. Maroon ha pasado por lo menos veinte cuatro años en aislamiento. http://www.myspace.com/freerussellshoatz#ixzz0wLtFmnF4

En su libro Jailhouse Lawyers (Abogados desde la cárcel), Mumia Abu-Jamal nos da una idea del tenor de las actividades de Maroon y otros presos políticos dentro de las cárceles del estado de Pensilvania al hablar de una demanda presentada por el rebelde abogado auto-didacta Rashaan Brooks-Bey, organizador de huelgas y otras acciones por los derechos de presos. Junto con sus compañeros Russell Maroon Shoatz, Robert Joyner y Kareem Howard, él solía enfrentar al juez directamente y exigía el encarcelamiento de los policías. Dice Brooks-Bey: “Cada vez que nos llevaban al tribunal en el centro de la ciudad de Pittsburgh íbamos con dos patrullas adelante y dos atrás más un vehículo de los mariscales. Prendieron las sirenas y agandallaron a todos los paseantes en camino. Fue en el verano, y gritamos consignas por las ventanas: ‘¡Benditos sean los que luchen por una causa! ¡La opresión es peor que la tumba! ¡Encarcelen a los verdaderos criminales ––los policías y mariscales federales!’ Al ser escoltados por los pasillos del tribunal, gritamos: ‘¡Obreros del mundo, únanse contra la opresión!’ Naturalmente, todos los burócratas se escondieron en sus oficinas. Le dije al magistrado Mitchell que ningún acusado iba a ponerse de pie a menos que él quitaba de la pared el retrato de George Washington, dueño de esclavos. Él se negó a hacerlo y nosotros nos quedamos sentados”. (Mumia Abu-Jamal, Jailhouse Lawyers, City Lights, San Francisco, 2009)

Maroon ha escapado de prisión dos veces, en 1977, cuando se volvió el objetivo de una persecución masiva, y en 1980, cuando fue capturado después de una balacera con la policía y FBI. En abril de 2013, publicó su libro Maroon, el implacable, que incluye escritos sobre la historia con énfasis en las comunidades cimarrones, el sistema carcelario, el feminismo, y la ecología entre muchos otros temas.

En el 2014, salió de su celda de aislamiento y entró en población general.

Jo-Jo Bowen
Al conocer a varios presos políticos y volverse revolucionario dentro de las prisiones de Filadelfia en los años 70, el legendario Jo-Jo Bowen se unió al Ejército de Liberación Negra al salir. Casi inmediatamente fue detenido y encarcelado de nuevo. El 31 de mayo de 1973, Jo-Jo y Fred Muhammad Burton mataron al director Patrick Curran y al asistente director Robert Fromhold del penal Holmesburg e hirieron al capitán de los guardias Leroy Taylor en represalia por el maltrato a los presos musulmanes. Era la primera y única vez en la historia de Estados Unidos que un director ha sido asesinado en su propia oficina. El fascista alcalde de Filadelfia Frank Rizzo visitó a Taylor en el hospital.

En 1981, Jo-Jo Bowen y otros seis presos tomaron 39 rehenes en el penal Graterford y los mantuvieron durante seis días para exigir mejores condiciones para todos los presos y para conseguir su libertad. Jo-Jo ha pasado más de 29 años en aislamiento. Olvidado por muchos, se conoce con cariño entre los presos como “El viejo”.

En una entrevista con el Philadelphia Inquirer en 1981, Jo-Jo dijo: “Yo siempre enseñaba a los hermanos cómo transformar su rabia en energía y comprender sus situaciones…No amenazo a nadie. No hablo con los cerdos. No bebo nada que no sea transparente. No como nada de una charola. Cuando llegue el momento, estaré listo”.
http://denverabc.wordpress.com/political-prisoners-database/joseph-bowen/

Kojo Bomani Sabubu
Detenido en diciembre de 1975 con Ojore Lutalo al intentar expropiar fondos de un banco para financiar proyectos revolucionarios, Kojo Bomani Sabubu se define como prisionero de guerra Nuevo Afrikano. Enfrenta varias sentencias de cadena perpetua por acciones del BLA dentro y fuera de la prisión. En 1988, por ejemplo, ayudó cuando el preso político Oscar López Rivera intentó fugarse de prisión.

Kojo escribió: “Aunque parece que todo está perdido y que estamos en un periodo de estancamiento, hay que poner nuestra energía en las áreas donde se pueda producir resultados tangibles en lugar de la frustración…Hay que promover el reconocimiento de los presos que han sido encarcelados durante mucho tiempo…para que sus aportes a la humanidad no queden en el olvido. Actualmente muchos presos políticos y prisioneros de guerra se han envejecido y se han enfermado; son tratados como adornos de la chimenea. Nuestras organizaciones también se han envejecido en su pensamiento y les hace falta el nuevo vigor de diferentes ideas y enfoques. Para crecer de manera nueva y fresca, hay que aceptar que nuestras ideas son trasnochadas y desabridas; si no fuera así, hubiéramos desarrollado un nuevo programa contra el de la nación opresora…En el pasado, éramos abusados pero nunca escuchamos a nuevas ideas y técnicas. Hay que cambiar esta actitud porque nuestro desarrollo está paralizado…Tenemos que crear personas pensantes para desarmar al enemigo que controla nuestros movimientos de muchas maneras…Su arma preferida ahora es la propaganda y tenemos que usarla en su contra. Nos han quitado el aprecio a la lucha. Hay que luchar para reponer el amor y honor de la revolución en los corazones y mentes de los oprimidos… Amor revolucionario a todos y todas. http://www.prisonactivist.org/archive/pps+pows/kojo-st.html

Balacera en la Autopista de Nueva Jersey

El 13 de mayo de 1985, Mumia Abu-Jamal escribió:

“Si hay alguien que conozca el terrorismo, es la gente estadounidense, porque su nación fue fundada en el terrorismo…en la terrible violencia blanca contra la vida roja, negra y morena. Ésta es la verdadera historia, escondida bajo las mentiras que dicen “todos los hombres son creados iguales. . . .En 1973, cuando Assata Shakur y Zayd Malik Shakur y Sundiata Acoli fueron detenidos en la Autopista de Nueva Jersey, no fueron detenidos porque los policías querían ‘ofrecerles ayuda’. La detención se debió a su delito no escrito de “manejar en estado de negritud”, antes de que desarrollemos el término. Y los policías intentaron asesinar a cada Pantera Negra en ese coche por ese delito. Zayd murió herido de un balazo y Assata recibió dos disparos. Además, en un acto de arrogancia que sólo los terroristas judiciales estadounidenses serían capaces de inventar, Assata y Sundiata fueron acusados de asesinar a Zayd igual que al policía que intentó matarlos”. (“Assata: ¿terrorista o sobreviviente del terrorismo?” www.prisonradio.org )

Sundiata Acoli
Después de una intensa balacera en la que Zayd Shakur y el policía Werner Foerster murieron, Sundiata logró escaparse para ser capturado a los dos días. Sundiata escribió: “Cuando me capturaron, me cortaron las piernas del pantalón y me arrastraron a gritos por el bosque donde me golpearon en la cabeza con una escopeta”. En la cárcel no recibió tratamiento médico y los carceleros no dejaban de hostigar, golpear y amenazarlo.

Criminalizado en la prensa, por fin arregló una reunión con Assata, en la cual decidieron enfrentar los cargos juntos. Dice Assata en su Autobiografía: “Nunca me había sentido tan feliz de ver a alguien…Simplemente ver a Sundiata me tranquilizó. Hay algo en él que transmite la calma. En cada aspecto de su ser puedes sentir su espíritu y fervor revolucionario. Y su amor para la gente negra es tan intenso que casi lo puedes palpar. Es muy sencillo, muy gente”.

En su juicio el juez comentó que Sundiata era “un revolucionario de hueso colorado” y lo sentenció a cadena perpetua más 30 años, sin presentar una sola prueba de que había asesinado al agente Werner Foerster.

Durante 41años, Sundiata ha estado encerrado. Inmediatamente fue asignado a una unidad de control, una celda muy pequeña y vacía, donde pasó casi cinco años. Después fue trasladado a la unidad de control de Marion, una prisión federal aunque no él tenía cargos federales, donde pasó ocho años de encierro de 23 horas al día. Ha usado sus periodos de aislamiento para pensar, meditar, estudiar, leer y escribir. Sus escritos incluyen importantes documentos sobre la historia de los Panteras Negras, la historia del movimiento carcelario revolucionario, los efectos de aislamiento de largo plazo, la tortura, la falta de atención médica y las violaciones de derechos humanos; estos se encuentran en su sitio http://www.sundiataacoli.org/ , desgraciadamente en inglés.

En “Una breve historia de la lucha Nueva Afrikana en las prisiones” Sundiata concluye: “La lucha Nueva Afrikana tras los muros ahora sigue las leyes de su propio desarrollo, pagada con su propia sangre, intrínsecamente ligada con la lucha de su propio pueblo y profundamente arraigada en el flujo y reflujo de su propia historia. El conocer esta historia es conocer su futuro dirección y desarrollo”.

A pesar de una campaña para apoyar su petición para salir bajo libertad condicional en 2010 que se refleja en este hermoso video con muchas imágenes suyas, http://www.youtube.com/watch?v=Cg4f7f9alWA , la petición fue negada debido a la intensa presión de la policía, que se ve en http://www.njlawman.com/sundiata-acoli.htm. Ahora Sundiata tiene 77 años. Según el Consejo de Libertad Condicional, tendrá otra audiencia dentro de diez años. El Estado pretende que su jaula sea su tumba.

Zayd Malik Shakur
“Era mi amigo y compañero más cercano”, dijo Assata Shakur después de su muerte. “Nunca en mi vida he sentido un dolor tan profundo. Él había jurado protegerme y ayudarme llegar a un lugar seguro. Está claro que perdió su vida intentando protegerme a mí y a Sundiata”.

En su Autobiografía, Assata recuerda que Zayd siempre era un compañero tranquilo y respetuoso de los demás. Sólo una vez lo vio enojarse. Dice que en una reunión con un grupo que estaba ayudando a recaudar fondos para la fianza de “los 21 Panteras”, Zayd había dicho que Sundiata debería ser la próxima persona en salir debido a sus habilidades como líder que hacían mucha falta en aquel momento. “Un tipo lo interrumpió varias veces, sugiriendo que Zayd quería la liberación de Sundiata porque eran amigos y que se estaba portando de manera subjetiva y emocional en lugar de hacer un análisis objetivo y científico. La cara de Zayd cambió por completo. Pude ver que intentaba evitar descargar toda su ira sobre el cabrón. ‘¿Qué quieres decir con esto que estoy siendo subjetivo? En tu vida no vuelvas a decirme eso. Me hermano Lumumba, de mi propia sangre, ha estado encerrado durante más de un año y ni siquiera les he pedido diez centavos para sacarlo de ahí’”.

Hijo de Saladin Shakur, y hermano de Mutulu y Lumumba Shakur, Zayd heredó la influencia de Malcolm X de su padre, quien era integrante de la Organización de Unidad Afro-Americana. Zayd era Ministro de Información del Partido Pantera Negra en Harlem, respetado como hombre de principios, maestro de intelecto brillante quien era capaz de explicar conceptos complejos en palabras sencillas, guía para muchos nuevos integrantes del Partido, hombre anti-machista a pesar de su complexión delgada y baja estatura, compañero que hizo un gran esfuerzo para evitar la destrucción del Partido Pantera Negra al asumir el papel de conciliador en medio de la escisión, camarada fiel hasta la muerte. Que descanse en paz.

Assata Shakur
La noche de la emboscada, Assata Shakur también fue golpeada y torturada en camino al hospital y durante varios días después, mientras estaba incomunicada. Varios de los policías que llegaron a su cuarto eran neo-nazis y eran especialmente brutales física y verbalmente.

Desde 1971, la imagen de Assata Shakur (Joanne Chesimard) había aparecido en carteles y periódicos por toda la ciudad de Nueva York, con acusaciones de robos de bancos, asesinatos de policías y otros delitos. En febrero de 1973, se publicó el libro Target Blue, escrito por el ex jefe de policía Robert Daley; sus descripciones de supuestos asesinatos de policías por el BLA estaban ilustradas con fotos de Assata.

El 4 de julio de 1973, dos meses después de su detención, Assata Shakur hizo una grabación de un mensaje suyo titulado “A mi pueblo” que dijo, en parte:

“Hermanos negros, hermanas negras, quiero que sepan que los quiero y espero que en algún rincón de su corazón me quieran a mí también. Me llamo Assata Shakur (nombre de esclavo Joanne Chesimard) y soy una revolucionaria. Una revolucionaria negra. Quiero decir que he declarado guerra contra todos los que han violado a nuestras mujeres, castrado a nuestros hombres y mantenido a nuestros bebés con las panzas vacías. He declarado guerra contra los ricos que prosperan de nuestra pobreza, contra los políticos que nos mienten con las caras sonrientes, y contra todos los robots mecánicos sin corazón que protegen a ellos y su propiedad…Igual que a todos los revolucionarios negros, amérika pretende lincharme .Soy una mujer negra y revolucionaria, y por eso, me han acusado de todos los crímenes en los cuales sospechen que una mujer participaba. Con respecto a los crímenes cometidos por hombres, me acusan de planearlos. Soy una revolucionaria negra y, por eso, un integrante del Ejército de Liberación Negra. Los cerdos usan sus periódicos y canales de televisión para pintarnos como criminales despiadados y brutales, como perros rabiosos….Nos dicen asesinos, pero nosotros no asesinamos a Martin Luther King, Emmett Til, Medgar Evers, Malcolm X, George Jackson, Nat Turner, James Chaney y cientos más. No le disparamos por la espalda a Rita Lloyd, de 16 años, a Rickie Bodden, de 11 años o a Clifford Glover, de 10 años… Nos dicen ladrones, pero nosotros no robamos a millones de personas negras del continente de África…Nos dicen ladrones pero nosotros no robamos o asesinamos a millones de indígenas para luego tomar sus tierras y llamarnos pioneros… Hay y siempre habrá hasta que cada hombre, mujer, niña y niño negro esté libre, un Ejército de Liberación Negra. Hay que defendernos…Hay que ganar nuestra libertad por los medios que sean necesarios…No tenemos nada que perder excepto nuestras cadenas”.

En una larga serie de juicios, Assata Shakur fue exculpada o las acusaciones en su contra fueron desestimadas, menos las que estaban relacionadas con el asesinato del policía Werner Foerster la noche de su detención. Con frecuencia fue echada de la sala de los tribunales por cuestionar o protestar algo en el proceso. Al final fue sentenciada a cadena perpetua y pasó seis años y medio en las prisiones del estado de Nueva Jersey, a veces en prisiones de hombres donde ella era la única mujer.

Escribió Mumia Abu-Jamal: “Assata vivió una serie de juicios cocinados por el diablo en varios estados, mejor resumidos en un libro escrito por su abogada y tía Evelyn Williams titulado Inadmissible Evidence (Evidencia inadmisible). Pareció que estos juicios se celebraron en Misisipi en lugar del condado de Middlesex, Nueva Jersey o Manhattan en Nueva York. Pero sea cual fuera el lugar, los procesos se caracterizaban por jurados compuestos de puros blancos y por jueces ambiciosos que ni siquiera fingían ser imparciales. Aún así, ella fue exculpada varias veces, y cuando la condenaron en Middlesex, quedó claro que el veredicto no tenía nada que ver con su culpabilidad, sino con sus ideas políticas. El etiquetar a esta mujer como “terrorista” es desangrar la palabra de su significado, porque durante su vida como activista y durante sus tribulaciones como acusada en tribunales que eran más como árboles de linchamiento que pasillos de la justicia, ella fue aterrorizada por un sistema que pretendía castigarla por atreverse a rebelarse”. (“Assata: ¿terrorista o sobreviviente del terrorismo?” www.prisonradio.org )

Kamau Sadiki
En uno de los juicios de Assata Shakur, Kamau Sadiki (Freddy Hilton) era su coacusado. Después de intentar avisar a los integrantes del jurado de su falsa incriminación, los dos fueron sacados del tribunal a golpes varias veces y por fin, permanentemente prohibidos de participar en su propio juicio. Quedaron en un pequeño cuarto al lado del tribunal. Tenían muchas horas para platicar, reírse y conocerse mejor. Empezaron a sentir una atracción y querían hacer el amor. Por fin decidieron hacerlo y Assata quedó embarazada. Tuvo su hija en prisión.

Kamau Sadiki se había unido al Partido Pantera Negra a la edad de 17 y trabajaba en la oficina de Jamaica, Nueva York, preparando y sirviendo desayunos a los niños y niñas, vendiendo el periódico y estudiando. Cuando la represión se puso muy dura, él se sumó a las fuerzas clandestinas. El gobierno intentó acusarlo formalmente del asesinato de un policía de Atlanta en 1971, pero no logró hacerlo. Sin embargo, él pasó cuatro años en prisión a finales de los 70 por posesión de un arma.

Después de vivir casi dos décadas tranquilamente, trabajando como telefonista y cuidando a sus dos hijas, Kamau enfrentó otro intento del gobierno de enjuiciarlo en 2002 bajo la vieja acusación de 1971. Esto fue después de la aprobación de la Ley Patriota. Unos agentes le dijeron que si él no les ayudaba a atrapar a Assata Shakur, él iba a morir en prisión. Naturalmente, se negó a ayudarles y fue inculpado y encontrado culpable de la muerte del policía. En el 2003 fue sentenciado a cadena perpetua y ahora está encerrado en la prisión estatal en Augusta, Georgia.

Maliki Shakur Latine
Maliki Shakur Latine nació en el Bronx y se unió a la Nación de Islam cuando era joven. Él y su hermano Shaquan se unieron al Partido Panteras Negras y participaron en las clases y los programas de servicio comunitario. Maliki conoció a Lumumba Shakur cuando “los 21 Panteras” estaban encarcelados en 1969. En 1973 asistió al funeral de Zayd Malik Shakur. Durante seis años participó en varias acciones clandestinas antes de ser detenido el 7 de agosto de 1979. Fue sentenciado a 25 años hasta vida por un atentado de homicidio y posesión de armas y propiedad robada.

En 2007, Maliki escribió: “Me siento optimista sobre la posibilidad de salir bajo libertad condicional en el 2008, y espero hacer un aporte en los esfuerzos hacia la liberación y progreso. He estado siguiendo el desarrollo (o sub-desarrollo) de los eventos en el país y en la campaña electoral, con todos sus clichés y adornos para el consumo público. Los y las jóvenes tienen un profundo papel para asumir en determinar el futuro (o no futuro) del país…Pueden hacer una diferencia aunque los desafíos son grandes y difíciles”. http://breakallchains.blogspot.com/2008/01/writing-from-maliki-shakur-latine.html

A Maliki Latine le fue negada su libertad condicional y ahora está encarcelado en el penal Clinton en Dannemora, Nueva York. En ésta y otras prisiones ha trabajado para mejorar las condiciones de los presos y para organizar eventos como un Día de Familia. Debido a este trabajo ha pasado tiempo en aislamiento sin una dieta adecuada. http://denverabc.wordpress.com/political-prisoners-database/maliki-latine/

Assata Shakur se fuga de la prisión

La liberación de Assata del penal Clinton en New Jersey el 2 de noviembre de 1979 por un equipo del BLA fue una de las grandes victorias del Movimiento de Liberación Negra. En las semanas y meses siguientes, se veían letreros en algunos barrios que decían “Assata Shakur es bienvenida aquí”.

Dice Akinyele Omowale que tres días después de la fuga, 5,000 activistas marcharon a la ONU para exigir “Derechos Humanos y Auto-Determinación para la Nación Negra”. A unas cuadras, se leyó el siguiente comunicado del BLA: “La camarada hermana Assata Shakur fue liberada del cautiverio racista…para decirle al mundo que la liberación de todos los presos negros es fundamental para proteger los derechos de los Negros en general…Al liberar a la camarada hermana Assata, hemos dejado en claro que…la culpa ‘criminal’ o la inocencia de un luchador o una luchadora por la libertad de los Negros es irrelevante cuando se mide ante la historia de lucha de nuestro pueblo contra la dominación racista”. http://www.informaworld.com/smpp/content~content=a788526578~db=all?tab=references

En 1984, Assata Shakur recibió asilo político en Cuba. Empezando en 1995, la gobernadora de Nueva Jersey Christina Todd Whitman ofreció una recompensa de $25,000 y periódicamente la aumentó. El 2 de mayo del 2005 el FBI la declaró una terrorista domestica y ofreció una recompensa de un millón de dólares para su captura. Ocho años después, el 2 de mayo del 2013, el FBI la agregó a la lista de terroristas más buscados y el procurador del estado de Nueva Jersey aumentó la recompensa a dos millones de dólares.

En 1998, Assata dijo: “Todo lo que yo represento para ellos es otro esclavo que quieren llevar de regreso a la plantación. Bueno, seré una esclava, pero me iré a mi tumba como una esclava rebelde. Nuestra gente joven merece un futuro, y de acuerdo con el mandato de mis ancestros, pienso ser parte de la lucha para que ellos tengan uno.”

Dijo Mumia Abu-Jamal: “Durante siglos, nada ha despertado la furia estadounidense como la fuga de un esclavo. Esto no sólo es cierto con respecto a la historia lejana. Por atreverse a zafarse de sus cadenas y fugarse de una esclavitud brutal e injusta, Assata ahora es llamada ‘terrorista’ por el Imperio. Esto es porque, para los poderosos, nada es más aterrador que la resistencia a su voluntad imperial. Por lo que se refiere a los terroristas, si en verdad quieren encontrar unos, no debería ser muy difícil encontrarlos. Sólo tendrían que revisar la Casa Blanca”. (“Assata: ¿terrorista o sobreviviente del terrorismo?” www.prisonradio.org )

*Actualización de un artículo publicado en varios medios libres por carolina en agosto de 2010; ahora forma parte del fanzín Agosto Negro: presos políticos en pie de lucha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s