México: Ante la violencia y corrupción, los pueblos en Guerrero le apuestan a la autonomía y autodeterminación

10438588_866658490042511_7247857611407294797_n 11081501_866658463375847_2050295158732694533_n 11102782_866658450042515_6683981179666547546_n 11110176_866658513375842_8503324619931698865_n

Ante la violencia y corrupción, los pueblos en Guerrero le apuestan a la autonomía y autodeterminación

Ricardo Montejano y Ahuitzotl Pastrana

Acatempa, Guerrero. El pasado domingo fue elegido en el pueblo de Acatempa, Guerrero, el comité de enlace -región Tixtla- de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias – Policía Comunitaria (CRAC-PC), que ha de ser la instancia que brinde seguridad y justicia en la región y lo haga en coordinación con la llamada “Casa Matriz” en San Luis Acatlán.

Esto forma parte de la reestructuración de la CRAC-PC después de que el ejército y policía tomaron las instalaciones de la casa de justicia de “El Paraíso”, siendo detenidos dos de sus promotores, acción paralela a la detención de la coordinadora de la Policía Comunitaria de Olinalá, Nestora Salgado García, después de que Eliseo Villar, entonces al frente de la casa de justicia de San Luis Acatlán, los desconociera.

Hace dos años, en la cancha del pueblo de Acatempa, tomaron protesta varios grupos para incorporarse a la CRAC-PC. En dicho evento, Eliseo Villar (que recientemente había sido nombrado coordinador de dicha organización) fue abucheado, pues ante las movilizaciones magisteriales “había tomado una posición de subordinación al gobierno de Ángel Aguirre Rivero”, es decir, una postura en contra de las demandas magisteriales.

De ahí en adelante, “Eliseo Villar cada vez se fue subordinando más al gobierno hasta que los pueblos de la región de San Luis, que lo habían nombrado, tomaron la decisión de revocarle el cargo y de expulsarlo del territorio comunitario…”

Los que se quedaron en la organización, se entregaron a la tarea de ir recuperando compañeros, comunidades y regiones que se habían ido alejando por las injustas decisiones de Eliseo Villar “que decidía nomás así, sin consultar a la asamblea”. Esta es la razón por la cual el fin de semana pasado se repuso el proceso de designación –a través de asamblea- del comité de enlace de la región de Tixtla, para la cual se eligieron comandantes y coordinadores. Estos cargos serán provisionales hasta que una asamblea regional los ratifique.

Recientemente, en la zona de Ayutla y Tecoanapa, también se eligió un comité de enlace. Por otro lado, en la región de Cacahuatepec, en la Costa Chica del estado de Guerrero, más de cuarenta comunidades están llevando a cabo asambleas y se están incorporando al proceso de reconstrucción de la CRAC-PC. En la región de Olinalá y Huamuxtitlán también se están preparando, aunque sigue pendiente el nombramiento de comités de enlace.

El poder de las asambleas

La designación de autoridades a través de asambleas es uno de los elementos más importantes de los que fueron heredados de los antiguos mesoamericanos. La asamblea es parte fundamental del modo comunal de vida y se remonta a los tiempos de la siembra colectiva del maíz, cuando el trabajo en grupos obligó la toma de decisiones en colectivo.

La asamblea permite que todos participen de forma directa en la toma de decisiones importantes para su pueblo. No es la democracia representativa que promueven los grupos encaramados en el poder, es la comunalidad, cosa de los pueblos.

En la asamblea nadie habla por el que no habla, ni nadie calla por el que calla, la palabra de todos los que hablan es escuchada y atendida. En las asambleas los jóvenes aprenden a escuchar, analizar y expresarse, la asamblea no excluye a persona alguna: “Todos debemos saber pa’ donde vamos, aquí entre todos tenemos que construir el camino por el que queremos caminar. Aunque nos tardemos, aunque sea cansado necesitamos discutir, necesitamos aprender a escucharnos y aprender a discutir para encontrar acuerdos.”

La asamblea permite que se logren consensos, que se tomen decisiones colectivas, “si en una asamblea salimos inconformes con los acuerdos que se están tomando, entonces no salió bien la asamblea, una asamblea sale bien cuando todos salimos seguros de por dónde vamos a seguir caminando”, dicen al respecto los integrantes de la CRAC-PC.

Hacer las cosas de diferente manera, cambiar, mejorar las condiciones de vida de los pueblos es una tarea ardua. No es fácil brindar seguridad y justicia a tantos pueblos en los que durante siglos se ha vivido en la injusticia, la discriminación y la represión ante el mínimo intento de cambio, renovación, protesta o autodefensa.

Luchar por cambios es una tarea que no brinda recompensa alguna a título individual, pero sí brinda un beneficio colectivo. Los pueblos saben que la organización es verdaderamente fuerte cuando la decisión colectiva triunfa ante las ambiciones individuales. “Aquí no esperen flores, no esperen premios, aquí no hay eso, no hay vacaciones, no hay bonos por desempeño… aquí hay enemigos, aquí hay desvelos, aquí hay cansancio, pero eso es precisamente lo que va a hacer que en nuestros pueblos haya tranquilidad y haya seguridad…”.

En la asamblea de Acatempa, el pueblo dio consejos a los coordinadores y comandantes un poco antes de que rindieran su formal protesta, pues el pueblo sabe que ese es el mejor momento para recordar a sus futuras autoridades la enorme responsabilidad que en adelante llevarán. Son los huehuetlahtolli, que siguen vigentes, consejos que estos pueblos heredaron y seguirán heredando, pues funcionan.

Son las recomendaciones y advertencias de los que fueron antes, de las mujeres y hombres que ya han pasado por los mismos cargos, que ya fueron autoridad, que ya obedecieron a la asamblea. Son las palabras que brindan los que vieron nacer la organización a los que asumen por primera vez un cargo de comandante o coordinador, para que sepan desempeñarse bien en sus cargos y no se digan engañados si cometen errores y no se digan sorprendidos si la asamblea llegara a revocarles el cargo. Son palabras fuertes y sabias que se vierten donde todos las escuchan, palabras que hasta los niños que juegan cerca reciben, para que desde chicos vayan aprendiendo cómo se hace la organización.

Sigue el proceso de reconstrucción de la CRAC-PC. Hay avances y hay tareas, hay autocrítica. En las asambleas sobra la palabra y sobra la paciencia de los pueblos para la construcción de su propia seguridad y justicia, “seguridad y justicia verdaderas”, como dicen ellos.

Tomado del Faccebook: Desinformémonos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s